Los dos eurodiputados ultraderechistas rumanos podrían no ocupar su escaño ya que uno no puede salir del país

Actualizado 10/06/2009 17:00:18 CET

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los dos eurodiputados ultraderechistas elegidos en Rumanía en las recientes elecciones europeas podrían no ocupar sus escaños después de que un tribunal rumano dictaminara que uno de ellos no puede abandonar el país porque está pendiente de juicio y el otro anunciara que en "solidaridad" con su compañero renunciaría a su puesto.

Ayer, un tribunal de Bucarest dictaminó que George 'Gigi' Becali, el multimillonario empresario propietario del club de fútbol del Steaua de Bucarest, no puede abandonar el país, ya que está acusado de ordenar a sus guadaespaldas que capturaran y amenazaran a tres hombres que intentaron robar su coche, informa el portal europeo 'EUobserver'.

El tribunal había accedido previamente a poner en libertad a Becali, bajo arresto a la espera de juicio, en virtud de las normas electorales que garantizaban su libertad dado que se presentaba a las elecciones al Parlamento Europeo. Asimismo, está siendo investigado en otro caso por intentar sobornar a un equipo de fútbol que jugaba contra el principal rival de su equipo con 1,6 millones de euros.

Según la prensa rumana, la sentencia del tribunal no es definitiva y Becali podría apelarla. En todo caso, según el 'EUobserver', el comité de Asuntos Legales de la Eurocámara podría dejar en suspenso su escaño hasta que se celebre el juicio en su contra.

Becali, que se denomina a sí mismo "soberano" y ha adornado su "palacio" con decoración de oro, ha dicho que está determinado a ocupar su escaño en Estrasburgo, calificando el juicio en su contra de "circo". Asimismo, dijo que utilizará su avión privado para acudir a las sesiones parlamentarias para no perder tiempo en los aeropuertos.

Por su parte el líder del partido ultranacionalista Gran Rumanía, Corneliu Vadim Tudor, un ex comunista que nunca ha ocultado su simpatía por el ex dictador Nicolae Ceausescu, se alineó inmediatamente con su colega y dijo que él también renunciará a su escaño en solidaridad.

"Es un nuevo acoso por parte del corrupto sistema judicial rumano (...) Gigi Becali no es un hombre corriente, sino un miembro del Parlamento Europeo", declaró. "No enviaré a nadie más, no iré ni yo como un verdadero camarada", añadió.

Tudor fue rival político de Becali hasta abril, cuando incluyó al presidente del Steaua en la lista de su partido para las elecciones. El partido de Tudor consiguió el 8% de los votos en las elecciones del domingo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies