Acusan formalmente a un británico de planear el secuestro y decapitación de un sodlado británico

Actualizado 09/02/2007 15:53:43 CET

LONDRES, 9 Feb. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Marta Altuna) -

Parviz Khan, un hombre británico de 36 años, fue acusado hoy formalmente de planear el secuestro y posterior decapitación de un soldado británico. Asimismo, junto a otros cuatro individuos, afronta cargos de ofrecer equipos y financiación para actos terroristas.

Estos cinco hombres fueron arrestados en una operación en Birmingham la pasada semana. De los nueve arrestados iniciales, tres fueron puestos en libertad sin cargos y otro sigue detenido en Coventry, en el centro de Inglaterra.

Los cinco hombres han sido acusados formalmente por los poderes que concede la ley antiterrorista del año 2000 y la del 2006. Amjad Mahmood, de 31 años, Mohamed Irfan, de 30, Zahoor Iqbal, de 29, Hamid Elasmar, de 43, y Khan están acusados de ofrecer equipos y financiación para cometer un acto terrorista desde el 30 de marzo de 2006 hasta el momento en el que fueron detenidos.

El responsable de la investigación, David Shaw, que pertenece a la Policía del condado de Midlands, dijo que todavía quedan algunos documentos por inspeccionar. "Hemos progresado de forma extraordinaria, pero todavía queda tiempo para completar la investigación", explicó.

Abu Bakr, uno de las personas arrestadas en una operación antiterrorista en Birmingham la pasada semana y que posteriormente fue puesto en libertad sin cargos mostró su malestar y dijo que Reino Unido es para los musulmanes "un Estado policial".

"LEYES PARA MUSULMANES"

"Este no es un Estado policial para todo el mundo porque estas leyes antiterroristas están diseñadas específicamente para los musulmanes y este es un hecho claro", declaró.

Bakr, que está estudiando un doctorado en política islámica, dijo que se dio cuenta que la Policía iba a entrar a su casa cuando oyó a su esposa gritar. Explicó que tras siete días de detención le han dejado que vuelva a la vida de antes. "Ellos, sin embargo no se dan cuenta que tras siete días de una tortura virtual para mi familia, va a ser difícil el reajuste", dijo Bakr.

"Esto me afectará para el resto de mi vida", declaró. La policía indicó que es "normal" que haya personas que sean puestas en libertad en una "compleja investigación criminal".

Gareth Peirce, abogada de los dos hombres puestos en libertad, dijo: "Han salido de la comisaría de Policía sin saber más de lo que supieron hace siete días. Ni siquiera saben porque fueron arrestados". "No se les ha dicho ni una palabra a ninguno de los dos sobre el presunto plan sobre secuestrar o la sugerencia de que iban a decapitar un soldado", declaró.

El primer ministro británico, Tony Blair, se refirió a las acusaciones realizadas por Abu Bakr y dijo que Reino Unido es para los musulmanes "un Estado policial". Según el líder laborista "esto es categóricamente incorrecto". Un portavoz del primer ministro dijo que nadie que viviera en un Estado policial podría tener acceso a los medios de comunicación y realizar comentarios como este.

Por su parte, el líder conservador, David Cameron, negó las acusaciones de que las leyes están diseñadas en contra de los musulmanes. "Las leyes antiterroristas se aplican a todo el mundo por igual y no es correcto decir que estamos en un Estado policial", declaró.

"Tenemos leyes muy claras sobre el tiempo en el que pueden permanecer detenidos los sospechosos, leyes muy claras sobre pruebas. Leyes muy claras sobre como debe actuar la Policía y mientras la Policía cumple todas estas reglas, nadie debería quejarse y decir que este es un estado policial", indicó el líder 'tory'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies