La ballena que murió en el Támesis sufrió deshidratación, daños musculares y problemas de riñones

Actualizado 25/01/2006 13:21:52 CET

LONDRES, 25 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Marta Altuna) -

La autopsia practicada a la ballena que murió en el río Támesis el pasado sábado revela que el cetáceo falleció por una combinación de factores, entre ellos deshidratación, daño en los músculos y problemas en los riñones.

La ballena, que medía 5,85 metros y pesaba siete toneladas murió este pasado sábado mientras los equipos de rescate trataban de devolverla al mar. El viernes, el mamífero atravesó las aguas del río Támesis, capturando la atención de miles de personas que observaron el inusual paso del animal por los alrededores del Parlamento y del Big Ben.

Sin embargo, la ballena, una hembra de 11 años de edad, perdió el sentido de la orientación y a partir de ese momento comenzó una operación de rescate que duró siete horas, pero finalmente no fue posible devolverla a su hábitat natural.

La Sociedad Zoológica explicó hoy que se ha examinado la piel de la ballena y los órganos internos, así como áreas del cerebro, para recuperar pistas que expliquen cómo llegó el animal al Támesis.

Se ha especulado con la posibilidad de que el ruido del los barcos de la Marina hubiera desorientado al animal, algo que el Ministerio de Defensa considera "poco probable".