Científicos británicos critican la presión del Gobierno para que no puedan mezclar células humanas y animales

Actualizado 05/01/2007 15:39:41 CET

LONDRES, 5 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Marta Altuna) -

Un grupo de científicos británicos acusó hoy al Gobierno de su país de presionar a la Autoridad para la Fertilización Humana y Embriología (HFEA), el organismo que concede licencias para investigación sobre embriones, para que no conceda la autorización que permita que se puedan mezclar células humanas y animales.

El Gobierno quiso aplazar esta posibilidad después de que la opinión pública se mostrara en su contra. La creación de híbridos humanos y animales fue sugerida debido a la falta de embriones humanos disponibles para la investigación.

El HFEA cree que este es un asunto polémico y que no está claro si las leyes existentes lo permiten o si el propio organismo tiene o no jurisdicción para dar una licencia. Los embriones que quieren elaborarse serían humanos en un 99 por ciento, con un pequeño componente animal.

Los grupos de defensa de la familia y grupos religiosos indicaron que estas pruebas van contra la naturaleza y que no son éticas. No obstante, los investigadores quieren que haya un mayor conocimiento de lo que se está tratando de lograr. Aseguran que sus estudios pueden llevar a tener un mejor entendimiento e incluso a curar algunas enfermedades, entre ellas el Alzheimer.

"Necesitamos decidir si la ley que prohíbe este tipo de investigación y después hay que mirar que opinión tenemos sobre este tipo de investigación", indicó un portavoz de la HFEA. "Tenemos la obligación de considerar cualquier petición que se nos presente", declaró.

Por su parte, un portavoz del Ministerio de Sanidad británico señaló que las nuevas leyes propuestas por el Gobierno y que todavía tienen que ser debatidas en el Parlamento, contendrán una cláusula que pueda llegar a permitir este tipo de trabajo en el futuro.

"Esto es crear un híbrido humano-animal y esto tiene que ser reconocido como algo que no puede ser aprobado. Esperamos que la HFEA se de cuenta que esto va demasiado lejos y que no estén dispuestos a aprobarlo", dijo Josephine Quintavalle, del Grupo CORE Ethics.