La Comisión de Menores británica se opone a una ley que avise a los padres de pederastas que vivan en su zona

Actualizado 22/06/2006 22:08:21 CET

LONDRES, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Menores británica, un organismo de control del Gobierno, se opone a la idea del Ministro de Interior británico, John Reid, de promulgar una ley que informe a los padres sobre los pederastas que viven en su zona, alegando que ésta será contraproducente, según recoge hoy 'The Guardian'. El pasado fin de semana, el ministro de Interior, John Reid, aseveró que estudiaba importar una versión de la 'Ley de Megan' americana.

La 'ley de Megan' se aprobó en los Estados Unidos tras del asesinato en julio de 1994 de Megan Kanka, una niña de siete años, por Jesse Timmendequas, un conocido pederasta. Gracias a esta ordenanza, los padres tienen derecho a conocer datos de los agresores sexuales que viven cerca de sus casas, con el fin de dar más protección a sus hijos.

Sir Al Aynsley-Green, miembro de la Comisión, advirtió de que la proposición podría provocar ataques a las casas de los pederastas recién liberados y posiblemente incitar al abuso de más niños.

La directora de política e investigación de la Comisión de Menores, Claire Phillips, manifestó ayer que "la introducción de una versión de 'la ley de Megan' en el Reino Unido no ayudará a mantener a salvo a los niños de los agresores sexuales". "De hecho, podría aumentar el riesgo de abuso sexual de criminales foráneos, así como de agresores que actuarían desde la clandestinidad, haciendo más difícil para las autoridades supervisarlos. El bullicio alarmista entre comunidades también se fomentaría", agregó.

La oficina de la Comisión de Menores se fundó en Inglaterra el año pasado tras la presión procedente de organizaciones benéficas de menores durante la investigación del asesinato de Victoria Climbié, una niña de 8 años de Costa de Marfil, cuyos cuidadores la privaron de comida y la torturaron en su apartamento al norte de Londres.

El Ministerio de Interior reveló ayer que casi 30.000 delincuentes sexuales reconocidos vivían alrededor de Inglaterra y de Gales y que más del 95 % de los criminales cumplía con el sistema de registro, según informa el 'Daily Telegraph'.

El anuncio en el que Reid confirma que se está planteando importar la ley, viene tras una campaña de los tabloides británicos para que se publiquen el nombre y las direcciones de las casas de los pederastas que se encuentran en libertad condicional. El Ministro negó ayer que su interés por la ley de Megan este dirigido por los diarios sensacionalistas y afirmó que enviará a Ferry Sutcliffe, miembro de su equipo, a investigar los efectos de la ley en los Estados Unidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies