Los Comunes califican de "incoherentes y poco claros" los planes del Gobierno de Blair para introducir el DNI

Actualizado 04/08/2006 19:11:51 CET

LONDRES, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes estimó hoy que los planes del Gobierno británico de introducir carnés de identidad son "incoherentes y carecen de claridad" y mostró su preocupación por los gastos que conllevará la implantación de esta propuesta, defendida por el primer ministro, Tony Blair.

Los parlamentarios también reprobaron la falta de detalles sobre el proyecto, causa a su juicio de que se haya generado confusión entre el público. Esta Comisión es la responsable de examinar el desarrollo de la tecnología de los futuros carnés.

El presidente de la Comisión sostuvo que el Ministerio del Interior debería preocuparse por cómo evoluciona el plan, cuya implantación se espera para 2008. Para el diputado liberal demócrata, Phil Willis, el proyecto no está "en el nivel de confidencialidad presagiado para esta etapa".

Willis señaló que "los encargados de la explotación industrial de la propuesta han expuesto abiertamente sus preocupaciones sobre el programa de carnés de identidad y eso debería alertar al Ministerio del Interior". "Ante la incertidumbre, el Gobierno tendría que clarificar para qué se usarán estos documentos", añadió.

Un informe cuestionó que los gastos para aplicar el programa sean de 584 millones de libras anuales --unos 840 millones de euros--, tal y como auguran los responsables de Interior. La Escuela de Economía de Londres sitúa el coste, en el mejor de los casos, por encima del millón de libras anuales durante la primera década, el doble de las cifras enunciadas desde el Gobierno.

Los parlamentarios precisaron que "el Ministerio del Interior debería manejar varias posibilidades en ver de dar una cifra exacta tan poco creíble", y alertaron de posibles recortes en la tecnología para reducir los gastos.

Ayer jueves, durante su rueda de prensa mensual, el primer ministro británico insistió en que los carnés de identidad suponían una "enorme oportunidad" y que eran necesarios para abordar el crimen y la inmigración.

El programa fija el establecimiento de los carnés para los mayores de 16 años a partir de 2008, en el que se incluirán huellas digitales o escáneres de ojo y faciales. A partir de 2010 será obligatorio el carné de identidad para todo el que posea un pasaporte.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies