Investigadores de los supuestos abusos en el antiguo orfanato de Jersey denuncian amenazas

Actualizado 11/03/2008 19:23:27 CET

LONDRES, 11 Mar. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Eva Martínez Millán) -

Personal encargado de las pesquisas sobre los supuestos abusos cometidos en el antiguo orfanato Haut de la Garenne, en la isla de Jersey, denunció hoy haber recibido amenazas por parte de antiguos oficiales de Policía, empresarios locales y un reducido número de políticos que tendrían por objetivo desacreditar la investigación iniciada a raíz de la aparición de posibles restos humanos y el testimonio de unas 160 personas que aseguran haber sufrido malos tratos entre los años cincuenta y ochenta.

Mientras los expertos trabajan en las instalaciones para recoger nuevas pruebas y en los laboratorios para esclarecer el origen de las que actualmente están en análisis, la Policía de Jersey alertó sobre las amenazas recibidas en el entorno de profesionales que integran el operativo y que se sumarían a las que las víctimas de los supuestos abusos dicen estar recibiendo por parte del antiguo personal del centro.

La situación coincide con el aumento de las reclamaciones para que el titular de Justicia británico, Jack Straw, envíe investigadores independientes y jueces a la isla, voces que se han visto reforzadas por las declaraciones en las que una portavoz de la Polícia de Jersey acusaba a un número pequeño de oficiales de actividades que "podrían describirse como corruptas".

Junto a ellos, la Policía incrimina a un conjunto de asociados entre los que se encontraría un empresario local y una serie de políticos, entre los que no figura ningún ministro, que estarían dirigiendo una campaña orquestada para desacreditar a las personas relacionadas con las pesquisas. Entre las acciones denunciadas figura el envío de cartas en las que supuestamente se habría amenazado con dañar la casa y el vehículo de uno de los oficiales que trabajan en el esclarecimiento de los hechos.

OTRAS AMENAZAS

Además, la portavoz habló de otras misivas y correos electrónicos remitidos a un determinado número de periódicos en los que se intentaba desprestigiar a los responsables de la investigación. Por el momento, únicamente uno de los antiguos guardianes está acusado formalmente de supuestos hechos ocurridos en el hospicio, si bien hay más de 40 sospechosos identificados y en breve se esperan nuevos arrestos.

Así, las investigaciones en el orfanato continúan y, ayer mismo, los especialistas entraron finalmente en una segunda cámara en la que se podrían haber cometido las torturas y donde por la noche uno de los perros rastreadores indicó la presencia de posibles restos humanos. La sala se descubrió cerca de uno de los sótanos en el que se detectaron restos de sangre y aparecieron un par de grilletes.

Aparte, los detectives creen que hay otras dos cámaras conectadas bajo el ala sur de la descubierta ayer y otras habitaciones subterráneas que no figuraban en los planos del edificio. Mientras, los perros siguen buscando restos humanos, de forma paralela a la recogida de pruebas forenses, tanto en Jersey, con un equipo multidisciplinar en el que trabaja personal llegado expresamente para la tarea desde Irlanda del Norte, como las que tienen lugar en Reino Unido y que están contribuyendo a reducir el trabajo atrasado, según informó la Policía

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies