Miliband califica de "preocupante" la acogida como a un "héroe" de Al Megrahi en Libia

Actualizado 21/08/2009 14:28:08 CET

LONDRES, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

La calurosa acogida recibida anoche a su llegada a Libia del único acusado por el atentado de Lockerbie en 1988, Abdelbaset Alí al Megrahi, ha generado un fuerte malestar no sólo entre los familiares de las víctimas, enfadados con la decisión del Gobierno escocés de ponerle en libertad para que muera en Libia por el cáncer terminal que padece, sino en el propio Gobierno británico.

El ministro de Exteriores, David Miliband, reconoció esta mañana en declaraciones a la BBC que la acogida era cuanto menos "preocupante". "Obviamente el ver a un asesino de masas recibir una bienvenida de héroe en Trípoli es profundamente ofensivo, profundamente preocupante", admitió.

Miliband quiso dejar claro que la decisión de liberar al acusado había sido exclusivamente del ministro de Justicia escocés y advirtió de que el mundo seguirá muy de cerca la respuesta de Libia. "Es muy importante que Libia sepa que el modo en el que se comporte el Gobierno libio en los próximos días será significativo en el modo en que el mundo contempla el regreso de Libia a la comunidad civilizada de naciones", subrayó.

Cientos de personas recibieron a Al Megrahi a su llegada al aeropuerto de Trípoli, después de que el ministro de Justicia escocés, Kevin Macaskill, decidiera su puesta en libertad "por compasión" debido a que los médicos estiman que no le quedan más de tres meses de vida por el cáncer de próstata que padece.

Al Megrahi, que había subido al avión en Glasgow vestido con un chándal blanco y ayudado por un bastón, llegó a Trípoli vestido con un traje oscuro y fue recibido por uno de los hijos del dirigente libio, Muamar Gadafi. "Me gustaría agradecer al Gobierno escocés su valiente decisión y comprensión de una situación humana especial", afirmó Seif al Islam Gadafi.

A continuación, según informa la BBC, Al Megrahi fue trasladado a la casa de su familia donde le esperaba su mujer, Aisha. "Es un gran momento, que hemos estado esperando durante nueve años", afirmó ésta.

Al Megrahi, de 57 años, había sido condenado en 2001 a cadena perpetua por el atentado contra un avión de la Pan Am que realizaba el trayecto entre Londres y Nueva York, y que estalló en pleno vuelo el 21 de diciembre de 1988, cobrándose la vida de las 259 personas que llevaba a bordo y de otras once en tierra.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies