El matrimonio McCann aún tiene la esperanza de encontrar a Madeleine con vida y dice que alguien se la llevó

Actualizado 25/10/2007 1:03:46 CET

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los padres de Madeleine, Kate y Gerry McCann, aseguraron esta noche que "aún" tienen la esperanza de encontrar con vida a su hija, defendieron su inocencia y la de las parejas de amigos que se encontraban con ellos la noche en que desapareció la pequeña y se mostraron convencidos de que alguien se llevó a su hija.

En declaraciones a Antena 3 recogidas por Europa Press, los McCann anunciaron una nueva campaña a través del teléfono 902.300.213 para solicitar a ciudadanos de España, Portugal y el norte de África cualquier dato que pudieran facilitar sobre el paradero de Madeleine, desaparecida desde el pasado 3 de mayo.

El matrimonio se mostró convencido de que su hija no está muerta --"creemos que está ahí fuera", dijo su padre-- y, en este sentido, la madre de la niña aseguró que "aún" tienen esperanza en que Madeleine aparezca viva porque "a pesar de todo", recordó Gerry, "no hay pruebas de que le hayan hecho nada malo, por eso creemos firmemente que está ahí afuera".

"Creo firmemente que Madeleine está ahí fuera. Probablemente esté en la casa de alguien, no sé por qué. Supongo que es un sentimiento... pero siento que Madeleine está realmente en mi corazón y me niego a creer que alguien se la haya llevado, no lo creo, no lo siento. No creo que nadie pueda hacer daño a alguien tan lindo como Madeleine. Y no digo lindo como unos padres, digo lindo como una personita linda, no creo que puedan hacerle daño", indicó Kate.

El matrimonio McCann aseguró confiar al "cien por cien" en los amigos que se encontraban con ellos la noche en que desapareció la pequeña. "No hay un resquicio de duda en mi cabeza para ellos", señaló Gerry.

En cuanto a su condición de 'arguidos' (figura para el sospechoso oficial en Portugal), los McCann recordaron que no se les ha acusado de nada y se mostraron convencidos de que pronto dejaran de serlo. "Nosotros --dijo Kate-- sabemos la verdad, sabemos que somos inocentes. Gerry sabe que es inocente, sabemos eso".

En este sentido, Kate aseguró no estar "preocupada" por los resultados de las pruebas de ADN, mientras que su marido hizo hincapié en que no habrá nada en ellos "que no demuestre" que son "completamente inocentes". "Si eso es suficiente para descartarnos no lo sé, pero estoy seguro de que seremos descartados. Confío en ello porque no hemos hecho nada", puntualizó Gerry.

Ambos negaron, tal y como se ha apuntado, que suministraran drogas a sus hijos para dormirlos, un acusación que consideraron un "ultraje". Mientras que Kate se negó a responder cuando se le preguntó sobre el tema, su esposo indicó que "este tipo de preguntas son absurdas y su difusión también".

"No tiene sentido --dijo Gerry--, y no hay que darles ningún crédito y sugerir que los niños pudieran estar drogados es un ultraje". "Sólo puedo decir --añadió Kate-- que soy la mamá de Madeleine y sé que alguien se la llevó de ese apartamento y quiero que me la devuelvan. Todo lo demás es una tontería".

El padre de la pequeña admitió que es "duro" leer todos los días que eres culpable de la muerte de tu hija --"es duro ignorarlo", explicó-- e incidió en que ya han pedido "responsabilidades" por estas acusaciones. "Siempre hemos dicho que esperaremos a lo que dicen las versiones oficiales y ese punto de vista no ha cambiado", indicó.

Pero reconoció, al mismo tiempo, que "nada" de lo que ha pasado el matrimonio desde la desaparición de su hija "es comparable a lo que sentimos cuando desapareció Madeleine". "Todo lo que hemos hecho y todo lo que hemos sentido nada se compara con aquello. Estamos absolutamente decididos a influir en la búsqueda de Madeleine", explicó.

Sobre este punto, los McCann reclamaron a la prensa que dejen de hablar de ellos y que "la atención se centre en Madeleine" porque, según Gerry, "todo lo demás terminará por aclararse".

Kate indicó que los otros dos hijos del matrimonio, los gemelos Amélie y Sean, son conscientes de que su hermana ha desaparecido y preguntan constantemente por ella porque "era una parte muy importante de sus vidas". "Ellos no están tristes, no están angustiados pero saben muy bien que ella no está, especialmente cuando están en casa. Es muy duro para unos padres imaginar lo felices que serían los tres si Madeleine estuviese con ellos", explicó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies