El Parlamento descarta apelar contra la difusión de los gastos de los diputados, que se publicarán el viernes

Actualizado 20/05/2008 14:35:02 CET

LONDRES, 20 May. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Eva Martínez Millán) -

El Parlamento británico ha decidido finalmente no apelar contra la decisión del Alto Tribunal de Londres que ampara la difusión de los gastos de catorce destacados diputados en segundas viviendas y sus propias direcciones, con lo que, tras una batalla legal iniciada hace meses, los datos de figuras relevantes como el primer ministro, Gordon Brown, o el líder de la oposición, David Cameron, se darán a conocer el próximo viernes a partir de las 16.00 horas (una más en España).

La Comisión de Cálculo de los Miembros de los Comunes lo decidió así a última hora de ayer, cuando restaba una jornada para que venciese el plazo para recurrir la decisión por la que la corte londinense consideró que el Tribunal de Información británico actuó dentro de sus competencias cuando ordenó detalles de los permisos adicionales de costes (ACA, en sus siglas en inglés) de catorce parlamentarios.

De esta forma, los Comunes ponen fin a una batalla legal en la que alegaron razones especiales de seguridad y la "ilícita intrusión" que suponía para la intimidad de sus miembros y de sus familias, frente a la Ley de Libertad de Información que primó el organismo de control a la hora de determinar que los datos son de interés público. En cuanto a los datos de los demás diputados, que podrían sumar en torno a un millón de artículos, se publicarán en otoño.

Así, los ciudadanos podrán conocer los gastos dedicados por sus representantes cuando deben dejar sus hogares por sus deberes legislativos, entre los que se incluyen no sólo el coste de las segundas viviendas, sino también el de los muebles y las facturas generales del hogar, mientras que, en el caso de las direcciones, habrá una excepción en los supuestos probados de "preocupaciones de seguridad específicas".

CONOCIMIENTO ANTERIOR

Con todo, esta información ya había sido parcialmente difundida hace meses con la salida a la luz de la denominada 'Lista John Lewis' en la que se ejemplificaban los elementos que un parlamentario podría comprar al año con los 30.000 euros con los que cada uno cuenta en base a los permisos de segundas residencias, normalmente en su propia circunscripción, y en los que se incluían 13.000 euros en cocinas y unos 7.800 en cuartos de baño.

Un caso que desencadenó la polémica y que generó una investigación comandada por el propio presidente de la Cámara, Michael Martin, por otra parte, uno de los más criticados por los excesos en los gastos de representación, con facturas de más de 5.000 euros en desplazamientos en taxi de su esposa por el interior de la ciudad de Londres.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies