Rusia advierte a Kiev de que mantenga su neutralidad para "evitar nuevas divisiones en Ucrania"

Publicado 28/01/2015 13:03:31CET

Lavrov asegura que las sanciones impuestas no harán que Rusia renuncie a lo que considera correcto y justo para el pueblo ucraniano

MOSCÚ, 28 Ene. (Reuters/EP) -

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha advertido este miércoles de que Kiev debe mantenerse neutral si quiere evitar más divisiones en su país, en relación al conflicto que se está desarrollando en el este de Ucrania y las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, según ha informado la agencia de noticias rusa Interfax.

"Con el fin de evitar nuevas divisiones en Ucrania, es importante que mantenga su estatuto de neutralidad", ha sentenciado Lavrov.

Tras una relativa calma en el conflicto en el este de Ucrania a finales de 2014 y pese a la firma en septiembre del mismo año de un acuerdo de alto el fuego, desde que comenzó 2015 ambos bandos han lanzado nuevas ofensivas.

Kiev ha vuelto a responsabilizar de la violencia directamente a Rusia y ha asegurado que los rebeldes están siendo apoyados por 9.000 soldados rusos. En respuesta, Moscú siempre ha negado el envío de tropas y armas y ha culpado de la reanudación de los enfrentamientos a Ucrania.

De hecho, Lavrov ha dicho que "los intentos de Bruselas por desplazar la responsabilidad de la tragedia ucraniana a Rusia solo socavan la estabilidad europea".

RUSIA LUCHA POR LO "CORRECTO" PESE A LAS SANCIONES

Además, según la agencia Itar TASS, el ministro ha asegurado que pese a las sanciones unilaterales impuestas por la comunidad internacional, "Moscú no abandonará lo que considera correcto y justo".

"Vamos a seguir en el futuro haciendo esfuerzos para la creación de un entorno favorable para conseguir la solución de los principales problemas a los que se enfrenta la nación ucraniana", ha explicado Lavrov.

"Sin embargo, también es necesario tener en cuenta que los intentos de ejercer presión sobre Rusia por las sanciones unilaterales, cuya aplicación es ilegal y está condenada por las decisiones de la Asamblea General de la ONU, no nos harán renunciar a lo que consideramos correcto y justo", ha añadido.