Rusia denuncia que el comportamiento de Reino Unido sobre el caso Skripal "raya el bandidaje"

El presidente ruso, Vladimir Putin
RIA NOVOSTI - Archivo
Publicado 25/03/2018 12:56:33CET

MOSCÚ, 25 Mar. (Reuters/EP) -

La Presidencia rusa ha denunciado este domingo que la actitud de Reino Unido con respecto al caso del exespía ruso Sergei Skripal, envenenado con una sustancia tóxica en Salisbury, "raya el bandidaje".

"Estamos diciendo que esto no tiene ningún precedente. Es un actitudo a nivel de relaciones internacionales que raya quizás el bandidaje. ¿Qué hay detrás de esto? ¿Son os problemas internos británicos o los problemas que tiene Reino Unido con sus aliados o hay algo más? PArece que no es algo que nos incumba", ha afirmado el portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, en una entrevista con la cadena NTV.

"Se trata de una desfachatez nunca vista (...). Al país se le incrimina por algo que no pueden y ni siquiera intentan formular", ha añadido Peskov en la entrevista, recogida por la agencia de noticias rusa Sputnik.

El portavoz ha destacado además que el presidente ruso, Vladimir Putin, mantiene "calma y discreción absolutas" ante la "provocación" de Reino Unido sobre Skripal. A diferencia de Londres, ha asegurado, el líder ruso "mantiene calma absoluta, reserva absoluta".

"Mantiene una discreción absoluta a diferencia de la otra parte. Putin formuló de entrada nuestra postura diciendo que nos ocupamos de asuntos internos y que (los británicos) deben aclarar primero el incidente que tuvo lugar en su territorio", ha señalado.

Sergei y su hija Yulia Skripal aparecieron inconscientes en un banco de una iglesia de Salisbury tras haber quedado expuestos a un gas nervioso. Reino Unido acusa a Rusia de este ataque.

El Gobierno de Rusia ha negado cualquier responsabilidad y ha exigido a Londres que presente pruebas materiales que respalden sus acusaciones, al tiempo que se ha mostrado dispuesto a colaborar para que se aclare lo sucedido. De momento, el contencioso se ha saldado con la expulsión de una veintena de diplomáticos rusos de Reino Unido y la medida recíproca en Moscú.