Rusia denuncia que EEUU tiene unas 20 bases en la zona kurda siria y suministra armas modernas a las YPG

Fuerzas de Estados Unidos y las YPG
RODI SAID/REUTERS
Publicado 01/03/2018 8:40:35CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos cuenta con alrededor de 20 bases militares en la zona kurda siria, según ha denunciado este jueves el asesor del secretario del Consejo de Seguridad ruso, Alexander Venediktov, subrayando que ello amenaza la paz y seguridad en Siria. Asimismo, ha asegurado que Washington está suministrando armamento avanzado a las fuerzas kurdas sirias.

"En el territorio controlado por las unidades de autodefensa popular del Kurdistán hay cerca de 20 bases militares estadounidenses", ha declarado el responsable ruso a la agencia Sputnik.

Asimismo, ha defendido que Washington provocó el inicio de la operación turca en la región de Afrin, en el noroeste de Siria, al haber suministrado armas modernas a las milicias kurdas, las YPG.

"Los kurdos literalmente están llenos de armas avanzadas, los suministros del armamento moderno y la exaltación de los ánimos separatistas hicieron en realidad a Turquía lanzar su operación militar en el norte de Siria, en la región de Afrín", ha sostenido Venediktov.

El responsable ruso se ha referido así a la operacióni 'Rama de Olivo' lanzada por Ankara el pasado 20 de enero con apoyo del Ejército Libre Sirio (ELS) y que busca expulsar a las YPG de su frontera en la regió de Afrin. Turquía esgrime que las YPG son una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por Ankara, Estados Unidos y la UE.

Por otra parte, el responsable ruso también ha denunciado que Estados Unidos tiene ocupada "sin el consentimiento del Gobierno sirio", un "área de 55 kilómetros cerca de Al Tanf, en la frontera sirio-jordana".

"En esta zona se encuentra el tristemente famoso campo de refugiados Rukban, donde bajo las narices de las tropas de Estados Unidos circulan libremente radicales de los grupos armados ilegales", ha subrayado, incidiendo en que al mismo tiempo, "la zona está cerrada para los convoyes humanitarios de la ONU que intentan entrar en el campo desde el territorio sirio.