Rusia dice contar con pruebas "irrefutables" de que el supuesto ataque de Duma fue "otro montaje más"

Un menor supuestamente afectado por un ataque químico en Duma
REUTERS / HANDOUT .
Actualizado 13/04/2018 18:55:29 CET

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Rusia ha asegurado este viernes que cuenta con "pruebas" de que Reino Unido "participó de forma directa" en la "provocación" de Duma, al tiempo que ha insistido en que el presunto ataque con armas químicas en la ciudad es "un montaje".

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, ha indicado que el grupo de defensa civil conocido como Cascos Blancos fue presionado por Londres para llevar a cabo esta "provocación".

"Se dijo a los Cascos Blancos entre el 3 y el 6 de abril que los milicianos de Yaish al Islam llevarían a cabo ataques masivos con artillería contra Damasco. Esto provocaría una respuesta de las fuerzas gubernamentales que sería usada por los Cascos Blancos para preparar una provocación con un presunto uso de armas químicas", ha señalado.

Así, ha resaltado que funcionarios del Ministerio de Defensa han hablado con dos ciudadanos sirios que habrían participado en la grabación de las consecuencias del ataque, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias Tass.

Konashenkov ha indicado que estas dos personas trabajan en el hospital de Duma y que han comunicado a Moscú que los trasladados al hospital no presentaban síntomas de haber estado expuestos a agentes tóxicos.

"Los pacientes recibían atención cuando personas no identificadas entraron en el hospital, algunas portando cámaras de vídeo. Esta gente empezó a gritar y a azuzar la histeria. Llevaban mangueras y mojaron a los presentes diciendo que habían estado expuestos a un agente venenoso", ha dicho.

"Los pacientes y sus familiares entraron en pánico y empezaron a echarse agua unos a otros. Cuando esta escena fue grabada, estas personas no identificadas se fueron", ha manifestado, antes de criticar que "esto sea considerado una prueba en el mundo civilizado".

Horas antes de las declaraciones de Konashenkov, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, afirmó que su Gobierno cuenta con "datos irrefutables" que avalan que el supuesto ataque químico fue "otro montaje más" en el que habrían estado implicados gobiernos extranjeros.

"Tenemos datos irrefutables de que se trata de otro montaje más y de que están implicados los servicios especiales de un Estado, que ahora anhela estar en la vanguardia de la campaña rusófoba", declaró, según informó la agencia rusa de noticias Sputnik.

Lavrov explicó que los expertos rusos que examinaron el lugar donde supuestamente se produjo el ataque químico "no encontraron confirmación alguna" de que hubiesen utilizado gases tóxicos como el cloro. La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) iniciará este sábado su propia investigación.

Moscú considera que las denuncias internacionales buscan justificar un ataque como el que ha amenazado con perpetrar el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El Gobierno ruso se reserva el derecho de responder si sus ciudadanos se ven amenazados por una hipotética intervención.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha confirmado este mismo viernes que el primer equipo de investigadores del organismo ha llegado a Siria, mientras que el segundo lo hará durante la jornada del martes, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

Asimismo, ha instado a todos los países a "actuar de forma responsable en estas circunstancias peligrosas", en la medida en que teme un espiral de tensiones, y ha apuntado que "el aumento de la tensión y la incapacidad para llegar a un compromiso para la creación de un mecanismo de rendición de cuentas amenaza con llevar a una escalada militar plena".