Rusia y Estados Unidos acuerdan celebrar una conferencia internacional para intentar poner fin al conflicto

Actualizado 08/05/2013 0:18:39 CET

MOSCÚ, 7 May. (Reuters/EP) -

Los Gobiernos de Rusia y Estados Unidos han acordado este martes celebrar una conferencia internacional para intentar poner fin al conflicto que mantienen en Siria los rebeldes con las fuerzas del régimen que preside Bashar al Assad, según han informado los ministros de Asuntos Exteriores ruso y estadounidense, Sergei Lavrov y John Kerry.

En la rueda de prensa conjunta que han celebrado tras la reunión que han mantenido en Moscú, Kerry ha asegurado que el objetivo es reunir a los representantes del Gobierno sirio y a los opositores en un encuentro internacional que tendría lugar a finales de mayo.

El jefe de la diplomacia norteamericana ha indicado que una solución política negociada evitaría el peligro de ruptura en Siria y podría influir en la decisión de Washington de dar armas o no a los combatientes opositores.

Precisamente el pacto firmado a mediados del año pasado para potenciar una salida política a la guerra siria fracasó por la falta de consenso en torno a si este acuerdo obligaba o no a la salida de Al Assad del poder. Lavrov se ha referido este martes al futuro de Siria para matizar que Rusia está comprometida con el futuro del país, no de "personas concretas".

El anuncio de Kerry y Lavrov sobre la cumbre llega el mismo día en que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha defendido el modo en que ha afrontado el presunto uso de armas químicas en Siria y ha recordado que el destino del anterior líder libio, Muamar Gadafi, y del líder de Al Qaeda, Usama bin Laden, se decidió en procesos basados en pruebas en los que el Gobierno norteamericano cumplió sus compromisos.

Obama ha recibido algunas críticas por la lentitud con la que su Ejecutivo está reaccionando al posible uso de armamento químico por parte del régimen sirio. En rueda de prensa con su homóloga surcoreana, Park Geun Hye, ha hecho hincapié en que tiene que adoptar medidas basadas en un profundo análisis, no en "la confianza y las plegarias.

El presidente estadounidense ha afirmado que no puede tomar una decisión u organizar una coalición internacional basándose en las "percepciones" de pruebas sobre los abusos que habría cometido el régimen sirio. Estados Unidos continúa investigando las acusaciones de que el régimen de Bashar al Assad ha empleado armas químicas en el conflicto con los rebeldes.

El mandatario estadounidense ha afirmado que quiere garantizar que Estados Unidos actúa correctamente y ha recordado las ocasiones en que su Gobierno ha prometido que actuaría y, finalmente, "lo ha hecho". En concreto, ha recordado los casos de Bin Laden, muerto a manos de militares estadounidenses en Pakistán hace dos años, y Gadafi, desalojado del poder por rebeldes libios gracias a una operación militar impulsada por Estados Unidos.

"Sea Bin Laden o Gadafi, si decimos que tomamos posición, yo pensaría en este momento la comunidad internacional tiene bastante claro que cumpliremos nuestros compromisos", ha afirmado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies