Rusia lamenta la muerte de la mujer afectada por un agente nervioso en Amesbury y se desvincula del suceso

Agentes británicos en Amesbury investigan Novichok
REUTERS / HENRY NICHOLLS
Publicado 09/07/2018 13:03:01CET

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Presidencia de Rusia ha expresado este lunes su pesar por el fallecimiento de la mujer expuesta recientemente a un agente nervioso en la localidad británica de Amesbury, al tiempo que ha rechazado las acusaciones contra Moscú por el suceso.

"Lamentamos mucho la muerte de la ciudadana británica (en Amesbury). Seguimos profundamente preocupados por los continuos actos de uso de esas sustancias tóxicas en el territorio de Reino Unido", ha dicho el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Peskov ha resaltado que la situación "es un peligro no sólo para los británicos, sino para otros europeos", antes de resaltar que cualquier intento de vincular a Rusia con lo ocurrido sería "bastante absurdo", según ha informado la agencia rusa de noticias Tass.

El ministro del Interior británico, Sajid Javid, encabezará durante la jornada una reunión del comité de emergencia del Gobierno tras la muerte de Dawn Sturgess, informa la agencia británica de noticias Reuters.

La Policía Metropolitana de Londres inició una investigación del suceso de Amesbury, donde dos personas resultaron heridas la semana pasada por manipular un objetivo contaminado con el agente nervioso Novichok, de origen soviético.

Dawn Sturgess, una de las víctimas, ha fallecido este domingo, mientras su pareja, Charlie Rowley "continúa en estado crítico". Ambos fueron hospitalizados el sábado 30 de junio en Wiltshire y el 4 de julio un laboratorio confirmó que estaban afectados por el agente nervioso Novichok.

Se trata del mismo agente nervioso usado en marzo para envenenar al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en Salisbury, una acción de la que Reino Unido acusó a Rusia desatando una crisis diplomática entre el Kremlin y los países occidentales.

Los sospechas se dirigen de nuevo a Moscú, pero esta vez Londres se ha limitado a pedir explicaciones. Desde el Kremlin han respondido que Rusia sería "tonta" si, en el supuesto de que fuera responsable del ataque a los Skripal, utilizara el mismo método para un segundo ataque.

El embajador ruso en la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), Alexander Shulguin, ha asegurado este mismo lunes que exigirá a Londres pruebas de su presunta implicación en el caso de Amesbury.

Contador