Rusia no entregará a Lugovoi, acusado por la muerte de Litvinenko, a las autoridades británicas

Actualizado 22/05/2007 15:34:35 CET

MOSCÚ, 22 May. (EP/AP) -

La oficina del fiscal general ruso ha asegurado que no entregará Andrei Lugovoi a las autoridades británicas, que hoy presentaron una acusación contra el ex agente en relación a la muerte por envenenamiento del también ex espía Alexander Litvinenko, según informó la agencia de noticias Interfax.

"De acuerdo con la ley rusa, los ciudadanos de Rusia no pueden ser entregados a Estados extranjeros", aseguró una portavoz de la oficina del fiscal, Marina Gridneva, a la agencia rusa.

Sin embargo, un diputado ruso, Yuri Sharandin, expresó hoy sus dudas acerca de que la ley rusa impida las extradiciones. Sharandin, presidente de la comisión legislativa constitución del Consejo de la Federación (la Cámara Alta del Parlamento ruso), señaló que es posible para Rusia extraditar a sus ciudadanos, aunque también puede rechazar la petición.

En declaraciones a la radio Ekho Moskvy, el diputado explicó que el asunto está contemplado por la Convención Europea sobre Extradición, de la que tanto Rusia como Reino Unido son signatarios y que permite las extradiciones, otorgando a los Estados el derecho a rechazarlas.

El director de procesamientos de la Fiscalía británica, Sir Ken Macdonald, anunció hoy que Reino Unido pedirá a Rusia la extradición del ex agente. "He concluido hoy que las pruebas que nos ha enviado la Policía son suficientes para acusar a Andrei Lugovoi por la muerte del señor Litvinenko mediante un envenenamiento deliberado", anunció Macdonald en una rueda de prensa.

Los nombres de Lugovoi y del también ex agente Dimitri Kovtun estuvieron muy presentes durante la investigación de la muerte del ex agente de los servicios secretos rusos (la antigua KGB), fallecido en Londres el 23 de noviembre. Los tres agentes mantuvieron un encuentro en el Hotel Millennium, en Mayfar, el mismo día en que Litvinenko fue envenenado, horas antes de caer enfermo. Sin embargo, tanto Lugovoi como Kovtun, que presentaban en su cuerpo rastros de la sustancia mortal para Litvinenko, han negado en todo momento su implicación.

Desde que comenzó la investigación, la tensión entre Moscú y Londres ha sido alta. En una carta leída tras su muerte, el ex espía acusó directamente al presidente Vladimir Putin de su muerte. Sus amigos, entre los que se encuentra el magnate Boris Berezovsky, acusaron al Kremlin de ordenar su asesinato, aunque el Gobierno ruso también lo ha negado en todo momento.

Hoy, la ministra británica de Asuntos Exteriores, Margaret Beckett, aseguró que ha transmitido al embajador ruso en Londres, Yuri Fedotov, su confianza en contar con la "plena cooperación" de las autoridades rusas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies