El Salvador admite "inquietud" por Trump pero no espera deportaciones masivas por parte de EEUU

Hugo Martinez, ministro de Exteriores de El Salvador
JOSE CABEZAS / REUTERS
Publicado 21/03/2017 16:26:08CET

BERLÍN, 21 Mar. (DPA/EP) -

El ministro de Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, ha reconocido este martes que en su país existe "inquietud" tras la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos pero ha descartado que Washington pueda ordenar deportaciones masivas "porque son logísticamente imposibles".

"Hay inquietud porque hubo una retórica muy fuerte sobre el tema migratorio durante la campaña. Es una situación diferente a la que se tenía con la Administración de (Barack) Obama pero no es cierto que todos los anuncios que se hicieron durante la campaña se estén ejecutando", ha declarado.

En una entrevista con la agencia DPA, el jefe de la diplomacia salvadoreña ha asegurado que si bien el Gobierno trabaja con diferentes escenarios posibles, por el momento el cambio en la Casa Blanca no ha tenido incidencia en el número de migrantes retornados.

"Nuestros niveles de deportación han tenido una fluctuación normal (para estos) meses del año. Entonces no estamos hablando de una escalada drástica en el tema. Una deportación masiva es logísticamente imposible pero, en un escenario poco favorable, podría incrementarse el número de personas deportadas", ha añadido Martínez.

LLAMAMIENTO A LA CALMA

El canciller ha llamado a sus compatriotas a "mantener la calma" y les ha asegurado que velará por los derechos de los cerca de 2,8 millones de compatriotas que residen en Estados Unidos.

"Vamos a seguir apelando para que cualquier salvadoreño detenido tenga derecho a una entrevista consular. Además, tenemos estrategias de alianzas en Estados Unidos, no solo a nivel federal, sino a nivel de estado y local. Hay mucha sensibilidad positiva a nivel estatal y local, mantenemos, por ejemplo, alianzas con iglesias o con organizaciones de migrantes", ha explicado.

El país centroamericano, junto a Honduras y Guatemala, firmó con la anterior Administración de Barack Obama la llamada "Alianza para la prosperidad en el Triángulo Norte", un programa que, en colaboración con Estados Unidos, contempla inversiones en lugares de origen para trabajar en la reinserción de migrantes retornados.

El pasado año, en el marco de esta iniciativa, Washington aprobó una partida de 750 millones de dólares, mientras que los tres países centroamericanos se comprometieron con 2.900 millones.

Además, antes de dejar la Casa Blanca, Barack Obama dejó presentada una solicitud para 2017 que incluye el desembolso de 1.000 millones más, que Martínez espera que se ejecuten.

"Se ha prolongado la discusión sobre la ejecución presupuestaria en Estados Unidos pero creemos que, independientemente, siempre habrá algún recurso para el plan de la alianza. Ahora estamos en la fase de mostrar los primeros resultados de ese plan. En la medida en que mostremos esos resultados hay más posibilidades de continuar con el plan", ha recalcado el ministro de Exteriores de El Salvador.

Martínez ha subrayado que no cree que los planes del Trump en materia migratoria puedan desestabilizar a su país o frenar los avances en la lucha contra la criminalidad, destacando que la clave reside en aplicar programas efectivos de reinserción.

"No es la primera vez que van a retornar migrantes, ya tuvimos el año pasado un retorno de unos 21.000 migrantes directamente de Estados Unidos. Hemos tomado medidas desde noviembre tanto de protección de los derechos de nuestros migrantes en Estados Unidos como para la reinserción de los migrantes retornados", ha aclarado.

A nivel comercial, los postulados proteccionistas de la nueva Admnistración comandada por Donald Trump no generan gran preocupación en El Salvador, un país que importa más productos de Estados Unidos de los que exporta. No obstante, el Gobierno del país está haciendo simulaciones en relación al comportamiento de remesas.

"Estamos pensando en qué tanto podría afectar esa inquietud que tienen nuestros compatriotas y que a veces en tiempos de incertidumbre uno tiene una tendencia a ahorrar un poquito. No me gusta la palabra alerta pero sí estamos evaluando la situación día a día, estudiando las medidas que se tomaron y los escenarios a futuro", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies