Santos se compromete a acelerar el diálogo de paz para lograr una tregua defintiva

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos
PRESIDENCIA DE COLOMBIA
Publicado 08/07/2015 8:40:18CET

BOGOTÁ, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se ha comprometido a acelerar el diálogo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para lograr una tregua bilateral.

Santos ha reaccionado así al llamamiento que los países garantes (Noruega y Cuba) y acompañantes (Venezuela y Chile) del proceso de paz han hecho a las partes para que adopten medidas urgentes para "desescalar el conflicto".

"Acogemos el llamado al desescalamiento del conflicto con compromisos", ha dicho el líder conservador en un encuentro celebrado este martes en Twitter para aclarar "los mitos" y "las dudas" sobre las conversaciones en La Habana.

Entre los "compromisos" concretos, ha propuesto "acelerar la negociación (para acordar un) cese al fuego definitivo", incidiendo en que es necesario "avanzar suficiente en todos los temas" de la agenda de paz.

Además, ha reiterado que para sellar una tregua bilateral "la concentración" de las FARC en una zona del territorio colombiano, "la dejación de armas" y "la verificación" de las dos condiciones anteriores "son indispensables".

Sin embargo, la insurgencia ha insistido en que está en manos del Gobierno "poner punto final a los choques armados" subrayando que "se trata de un asunto de voluntad política que no se puede condicionar a exigencias de sometimiento penal, dejación de armas o concentración".

FIN DE LA TREGUA

La guerrilla ha intensificado su ofensiva contra policías y militares en respuesta al fin de la tregua unilateral que regía desde el 20 de diciembre y que suspendió el 22 de mayo por un ataque del Ejército contra un campamento del Frente 29 en Cauca.

Las FARC han acusado al Gobierno de la reanudación de los combates sobre el terreno y han insistido en que la única forma de evitar nuevas víctimas es pactar un alto el fuego bilateral hasta cerrar un acuerdo de paz definitivo.

La Casa de Nariño (sede del Gobierno colombiano) se ha negado reiteradamente a pactar el cese de las hostilidades durante las negociaciones de paz porque considera que, de fracasar éstas, la tregua podría servir para fortalecer a la guerrilla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies