Santos da a conocer su nuevo Gobierno con cambios en cinco ministerios clave

Santos presenta nuevo Gobierno
PRESIDENCIA.GOV.CO
Actualizado 17/12/2013 20:58:44 CET

BOGOTÁ, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha dado a conocer su nuevo Gobierno, después de que dimitiera en bloque como consecuencia de la crisis con campesinos y transportistas, con cambios en los ministerios de Justicia, Interior, Agricultura, Minas y Energía y Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible.

"Hoy quiero anunciar al país la nueva conformación del Gabinete Ministerial, un gabinete de unidad para la paz", ha dicho en la comparecencia que ha ofrecido a última hora del jueves desde la Casa de Nariño, según prensa presidencial.

Santos ha puesto al frente del Ministerio de Justicia al ex fiscal Alfonso Gómez Méndez, que "tendrá dos importantes retos: trabajar en soluciones que nos permitan contar con una justicia oportuna y eficaz y apoyar el desarrollo normativo de los acuerdos de paz, con la construcción e implementación del modelo de justicia transicional".

El nuevo ministro de Interior será Aurelio Iragorri Valencia, al que ha encargado "fortalecer la unidad nacional para la búsqueda de la paz". "La construcción de la paz va a requerir una gran movilización ciudadana y la apertura de nuevos espacios de participación para planear y ejecutar los acuerdos de La Habana", ha augurado.

Rubén Darío Lizarralde, por su parte, será el nuevo ministro de Agricultura porque "ha sido el arquitecto de un modelo exitoso de apoyo y colaboración entre el empresariado y los campesinos, y cuenta con una gran experiencia y trayectoria en el sector agrícola".

"Usted es la mejor garantía para liderar el Pacto Agrario, que parte de un nuevo modelo de desarrollo fundado en el apoyo a nuestros campesinos y pequeños agricultores y a la competitividad del sector agrícola", ha apuntado.

"También le corresponderá poner en marcha las reformas que ya hemos acordado en La Habana en materia de desarrollo rural: en los próximos 10 años tendremos que sacar adelante lo que no hicimos en los últimos 80, en una verdadera gran revolución agraria", ha añadido.

En la cartera de Minas y Energía ha situado a Almikar Acosta porque "conoce como pocos colombianos este tema". "Usted sabe que se trata de un sector estratégico que alimenta en buena parte la inversión social, pero que cuenta con enemigos poderosos que quieren obstaculizarlo", ha indicado.

Por ello, le ha encargado "defender los intereses sectoriales y, a la vez, trabajar en la construcción de un modelo de desarrollo que integre las necesidades de la minería, con las de la agricultura y el medio ambiente". "Debe armonizar el desarrollo de la iniciativa privada con la responsabilidad social", ha subrayado.

Por último, ha designado a Luz Helena Sarmiento como ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible". "Deberá encontrar un armónico equilibrio entre el desarrollo productivo del país y nuestra riqueza ambiental", ha encomendado. "Tenemos que ser más eficientes y a la vez garantizar la protección de nuestra riqueza ambiental", ha insistido.

De esta forma, Santos ha ratificado en sus cargos a los ministros de Exteriores, María Ángela Holguín; Defensa, Juan Carlos Pinzón; Hacienda, Mauricio Cárdenas; Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados; y Trabajo, Rafael Pardo.

Así como a los de Educación, María Fernanda Campo; Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria; Transporte, Cecilia Álvarez; Tecnologías de la Información y Comunicaciones, Diego Molano; Cultura, Mariana Garcés; y Vivienda, Luis Felipe Henao.

GOBIERNO CERCANO

Santos ha explicado que estos cambios obedecen a la necesidad de "ser un Gobierno cercano al ciudadano, cercano a las comunidades, capaz de oír y anticiparse". "Ustedes saben que no vivimos tiempos fáciles. Tenemos retos que debemos afrontar aprendiendo de las lecciones que nos dejan los últimos acontecimientos", ha dicho.

"En sus manos, señores ministros y ministras, está la defensa de esta obra de Gobierno, en la que hemos venido trabajando en estos tres años. Pero más que eso, está la preparación de una gran fase de construcción de la paz, en la que vamos a desarrollar los acuerdos de La Habana", ha destacado.

Por su parte, el presidente colombiano ha reafirmado su compromiso para "trabajar sin pausa y sin descanso con el fin de construir un país unido y en paz, donde la prosperidad y las oportunidades sean efectivamente para todos".

Además, ha dado las gracias a los ministros salientes, "que han prestado un gran servicio al país", en especial a los de Interior y Agricultura, "que en este preciso momento están a punto de llegar a unos acuerdos en el departamento de Huila".

PARO NACIONAL

Santos se ha visto obligado a cambiar su Gobierno porque el pasado lunes dimitió en bloque para dar "plena libertad" al presidente colombiano, en el marco de la crisis que se ha desatado por las protestas de campesinos y transportistas.

Se trata de una remodelación clave porque el nuevo Gobierno deberá afrontar las negociaciones con los campesinos, que aún siguen vigentes, e implementar los acuerdos suscritos con mineros y transportistas en las últimas semanas.

El pasado 19 de agosto, agricultores, ganaderos y transportistas iniciaron un paro nacional para exigir al Gobierno que aprobara medidas urgentes para mejorar sus condiciones laborales y protegerles del impacto de los tratados de libre comercio.

A lo largo de estas dos semanas se han producido enfrentamientos entre huelguistas y fuerzas de seguridad, en un principio localizados en zonas rurales, pero finalmente se han extendido a las grandes ciudades, que han expresado su apoyo al campo colombiano.

La mayor jornada de violencia se vivió el pasado 29 de agosto, cuando miles de personas marcharon por el centro de Bogotá para apoyar a los huelguistas. Sin embargo, grupos de encapuchados boicotearon la protesta, dando lugar a una batalla campal contra los agentes antidisturbios.

En total, cuatro personas han muerto --aunque este jueves se han producido violentos desalojos de los puentes internacionales y de la Vía Panamericana que han dejado al menos tres fallecidos-- y cientos han sido heridas y detenidas.

DIÁLOGO DE PAZ

Además, el nuevo Ejecutivo deberá encarar la etapa final del diálogo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que está en marcha desde el pasado 8 de octubre en Oslo y 19 de noviembre en La Habana sobre una agenda temática de seis puntos para poner fin a un conflicto que ha dejado 300.000 muertos en medio siglo.

El pasado 26 de mayo, las dos delegaciones llegaron a un acuerdo sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda del diálogo de paz y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota su lucha armada.

Desde entonces, las partes trabajan para llegar a un acuerdo sobre participación política. El Gobierno confía en que hacia el mes de noviembre se hayan producido "avances importantes", aunque ha aclarado que "no hay fechas fatales".

En estos momentos, el dialogo de paz atraviesa por un momento delicado debido a la propuesta del presidente colombiano de llevar a cabo una reforma legislativa para que los acuerdos de paz puedan ser sometidos a referéndum coincidiendo con las próximas elecciones.

Las FARC han rechazado esta iniciativa al considerar que con ello el Gobierno pretende imponer el mecanismo de ratificación popular de los acuerdos de paz, el último punto de la agenda, así como abonar el camino hacia la reelección de Santos.

Se espera que el próximo lunes Gobierno y FARC reanuden el diálogo de paz con la participación política y el problema de las drogas ilícitas --cuarto punto de la agenda-- como ejes de las mesa de negociaciones de La Habana.