Save the Children abre su primer centro contra el ébola en Liberia

Actualizado 03/07/2015 23:36:31 CET

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La organización Save the Children ha abierto su primer centro para el tratamiento del ébola en Liberia, un hospital con 70 camas que cuenta con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y está gestionado por International Medical Corps (IMC).

El centro ha sido construido en la provincia de Bong, una de las más afectadas por el brote, aunque Save the Children tiene previsto abrir otro más en la región de Margibi. Este tipo de instalaciones, que pretenden paliar la saturación del debilitado sistema de salud liberiano, cuentan con salas de aislamiento y el asesoramiento de médicos especialistas.

Liberia es el país más afectado por la crisis del ébola y tiene registrados hasta el momento unos 3.360 casos, de los cuales 1.770 corresponden a fallecimientos.

La directora de la ONG en el país africano, Mercy Gichuhi, ha advertido de las "pocas semanas de margen" que existen para "detener" una enfermedad "fuera de control". Por este motivo, en su opinión, "es urgente que el tratamiento y el cuidado de los afectados sea mucho más accesible".

"Las camas disponibles en las unidades de tratamiento no son suficientes para las necesidades existentes. De hecho, hay personas infectadas, entre ellas niños, que están siendo rechazados porque los centros están desbordados", ha lamentado Gichuhi en un comunicado. "Es muy triste que en algunas zonas haya personas muriendo en la calle, en condiciones indignas, mientras nadie se atreve a acercarse a ellos", ha añadido.

FALTA DE INFORMACIÓN DE LOS SANITARIOS

La responsable de Save the Children ha citado el caso concreto de Margibi, donde han muerto una veintena de trabajadores víctimas del ébola. Según Gichuhi, "el personal de enfermería y el resto de los equipos no estaban suficientemente informados sobre cómo identificar la enfermedad y carecían de medios para evaluar y tratar la enfermedad con seguridad".

Al margen de los centros de tratamiento, la organización también tiene previsto abrir diez unidades de cuidado. Este tipo de instalaciones se construyen más fácilmente y necesitan menos recursos y sirven, principalmente, para evaluar a los pacientes en una primera fase detectando los síntomas de la enfermedad.

Otro de los objetivos de la organización es formar a algún familiar del paciente para que sepa "cómo cuidar de él", lo que, según Gichuhi, aliviará "el trauma que supone la separación familiar en un momento tan doloroso y aterrador".

A pesar de estos esfuerzos, Save the Children ha insistido en la "urgencia" de enviar a las zonas afectadas por el brote "más profesionales con formación específica que trabajen en la respuesta internacional", así como los "recursos financieros necesarios" para frenar el avance de la enfermedad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies