Save the Children advierte de que el asalto sobre Hodeida enfrentaría a 170.000 niños a hambre y violencia

Niños comen pan cogido de la basura en Hodeida
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD - Archivo
Publicado 11/06/2018 11:08:51CET

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El asalto sobre la ciudad yemení de Hodeida, principal puerto de entrada de la ayuda humanitaria a Yemen, expondría a los 170.000 niños que viven en ella a la violencia además del hambre y las enfermedades, ha advertido este lunes Save the Children, ante la intensificación de los combates entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes huthis que la controlan.

"Ahora mismo estamos tratando a miles de niños en Hodeida por desnutrición aguda y enfermedades como la difteria y la malaria", ha explicado la directora regional de incidendia política de la ONG para Oriente Próximo y Europa del Este, Misty Buswell. Save the Children está llegando "a miles más con reparto de alimentos para que puedan comer y pastillas purificadoras para que puedan beber agua limpia".

El pasado viernes, estallaron combates entre las fuerzas gubernamentales, apoyadas por Emiratos Árabes Unidos, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán y que controlan Hodeida, a tan solo 10 kilómetros de la ciudad y durante el fin de semana se han intensificado pese a los esfuerzos de la ONU para lograr un alto el fuego, ha explicado la ONG.

Actualmente, hasta el 80 por ciento de las importaciones comerciales y buena parte de la ayuda humanitaria entra por el puerto de Hodeida, el único que sirve al norte de Yemen, controlado por los huthi, y donde viven más de dos tercios de los yemeníes. Según ha resaltado la ONG, en Yemen hay 18 millones de personas necesitadas de ayuda alimentaria urgente, entre ellas 1,8 millones de niños con desnutrición aguda de los cuales 500.000 menores de cinco años que corren el riesgo de morir si no reciben ayuda urgente.

"Si se lleva a cabo un ataque, los niños de Hodeida se enfrentarán a la inanición, la enfermedad y a una terrible violencia con poco o ningún apoyo", ha alertado Buswell. Además, ha añadido, los trabajadores de Save the Children "también quedarán atrapados o se verán forzados a irse, y los que se queden se arriesgarán al peligro de los proyectiles, las bombas y las balas que caerán por todas partes".

La responsable de Save the Children ha lamentado que los "repetidos llamamientos a la comunidad internacional para que tome medidas y evite esta catástrofe no han sido atendidos y nos estamos quedando sin tiempo".

"Necesitamos urgentemente que los gobiernos que venden armas a la coalición liderada por Arabia Saudí ejerzan su influencia y autoridad para detener la catástrofe humanitaria pendiente y aliviar el sufrimiento de todos los que dependen del puerto para obtener alimentos, agua, medicinas y combustible", ha reclamado.