Scotland Yard, culpable en el 'caso Menezes'

Actualizado 02/11/2007 2:02:04 CET

LONDRES, 2 Nov. (OTR/PRESS) -

Scotland Yard violó las leyes de seguridad y salud públicas y puso innecesariamente en peligro a la población al disparar contra el brasileño Jean Charles de Menezes, de 27 años de edad, tras confundirle con un presunto terrorista, según dictaminó ayer un jurado, que condenó a Scotland Yard al pago de una multa de 175.000 libras (250.000 euros), además de las 385.000 libras (552.000 euros) que servirán para afrontar los costes del proceso. La Policía Metropolitana ya ha anunciado que recurrirá la sentencia y el comisario jefe del Cuerpo, Ian Blair, adelantó que no presentará su dimisión.

Según el jurado de Old Bailey -el Tribunal Criminal de Londres- el jefe de la Policía, Cressida Dick, que dirigió la operación el 22 de julio de 2005, no tiene "una culpabilidad personal" en lo ocurrido, en la misma línea marcada por la Fiscalía antes del comienzo del juicio, el 1 de octubre, cuando decidió exonerar a los dos agentes que dispararon ocho veces al electricista brasileño. No obstante, se determinó que Scotland Yard debía ser juzgado por no proteger a la población de los riesgos que planteaba el terrorista suicida fugado con el que se confundió a Menezes.

"Una persona murió y muchas otras fueron puestas potencialmente en peligro", señaló el juez Richard Henriques tras escuchar el veredicto del jurado del 'caso Menezes'. El magistrado dijo ser consciente de que la persecución del terrorista con el que se confundió al electricista brasileño fue "una única y dificultosa operación" y que la muerte de Menezes fue una "brecha aislada" dentro de unas "circunstancias muy extraordinarias", como era el estado de alerta nacional en el que estaba sumergido Reino Unido dos semanas después de los atentados del 7-J y un día más tarde de los fallidos del 21-J.

Por ello, el juez dictaminó el pago de una multa de 175.000 libras (250.000 euros), además de las 385.000 libras (552.000 euros) de coste del proceso judicial, al considerar que Scotland Yard en su conjunto violó con el tiroteo a Menezes la Ley de Seguridad e Higiene en el Trabajo de 1974, que obliga a las fuerzas del orden a velar por la integridad incluso de quienes no son sus empleados. La institución policial anunció poco después de conocerse la sentencia su intención de recurrirla, ya que considera que la muerte del brasileño no fue un crimen, sino un error.

NO DIMITIRÁ

En un comunicado, el presidente de la Autoridad de la Policía Metropolitana (MPA), Len Duvall, dijo que las fuerzas policiales de Londres tienen "un duro trabajo". "Pedimos a la Policía que haga un trabajo difícil por nosotros y a veces cometen errores", afirmó Duvall. "Este caso llevó a la trágica muerte de un hombre inocente. Nuestro objetivo último es asegurarnos de que todos aprendemos de esta tragedia", añadió, precisando que la Autoridad de la Policía Metropolitana apoya plenamente al comisario de Scotland Yard, Sir Ian Blair, y seguirá trabajando con él.

Los Liberal Demócratas han pedido al comisario que dimita. Su presidente, Simon Hughes, consideró que "este fue un fallo colectivo de responsabilidad, una violación colectiva de la ley, y tanto el servicio de Policía, encabezado por el comisario, como la autoridad policial, que son personas políticamente responsables, tienen algunas preguntas que responder". Sin embargo, el comisario jefe de Scotland Yard, Ian Blair, adelantó en una comparecencia ante los medios tras conocerse la sentencia que no presentará su dimisión.