Ségolène Royal: "Desde Blair, la izquierda no ha tenido ningún líder que aglutine la progresía europea"

Actualizado 22/10/2007 13:41:15 CET

PARÍS, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La que fuera candidata socialista a la presidencia de la República francesa, Ségolène Royal, confirma hoy su intención de contribuir a la renovación del partido, asegura que no está en un proceso de "hibernación" y, a pesar de todas las críticas que se han vertido contra ella, parece decidida a librar la batalla ante el Congreso que el Partido Socialista Francés celebrará el año próximo. Además, apuesta por seguir el modelo italiano y abrir el PS al centro.

En una entrevista que hoy publica 'Liberation', Royal reflexiona también sobre los retos del socialismo y sostiene que la izquierda no ha tenido más líderes capaces de aglutinar los movimientos progresistas en Europa desde que llegó a la escena política el ex 'premier británico' Tony Blair.

"Desde Tony Blair, incluso si algunos aspectos de su liderazgo fueron discutibles, la izquierda no ha tenido más líderes capaces de aglutinar los movimientos progresistas en Europa", resalta Royal, partidaria de reunir a todo el espectro de la izquierda y a los que tienen una concepción "exigente de la democracia" para superar la barrera del 30% de los votos en la primera vuelta de unas elecciones nacionales y mostrar vocación de liderar la izquierda europea que, en su opinión, "flojea" un poco.

Royal, que habla para el diario galo desde Roma, donde se ha reunido con Walter Vetroni, el nuevo líder del Partido demócrata italiano, cree que el ejemplo italiano de las primarias tiene que "hacer reflexionar" a su partido.

"Los dirigentes italianos han aceptado el surgimiento de un líder con tres millones y medio de electores que han pagado un euro por participar, mientras que en el PSF, a los militantes que pagan 20 euros se les pone muchas veces en duda", lamenta.

"Sé que no es fácil, porque heredamos un sistema que da seguridad a las corrientes, con lo que eso significa de control de las federaciones y de posiciones cerradas, pero este sistema debería cambiar y tendríamos que pensar en el ejemplo italiano", agrega.

En la misma línea, para hacer evolucionar al PS cree que hay que "devolver la palabra" a los militantes y también hacer votar a los que no están afiliados al Partido, como en Italia. "La preocupación de la organización no tiene que ser la propia organización", ilustra.

No obstante, admite que la tendencia actual en el PS no es precisamente la de abrir el partido porque existe todavía una línea "elitista" que teme ver a la organización convertida en un "partido de hinchas".

Royal defiende en Francia una fusión "a la italiana" entre socialistas y fuerzas políticas de centro. "La alianza entre un partido descendiente del comunismo y un partido de centro, de inspiración cristiana, para hacer frente a la derecha, es muy interesante", reconoce.

"En Francia habrá necesariamente una recomposición entre el centro y el PS. Y no será dejando de lado a los militantes de la extrema izquierda o del PC", augura. Sin embargo, Royal asegura que no se ha puesto en contacto con el centrista François Bayrou porque todavía no está "en esa fase".

En cuanto a si será candidata a la primera secretaría del partido, ocupada ahora por su ex compañero sentimental François Hollande, Royal dice que todavía no ha tomado una decisión, pero que lo hará en su momento. "El día en que les diga ¡vamos!, iremos de verdad", asegura.

BLOQUE CON LOS SOCIALISTAS ESPAÑOLES

La ex candidata socialista a las presidenciales francesas opina también sobre el nuevo Tratado de la UE recién aprobado en Lisboa y opta por el pragmatismo alejado de la polémica que dividió a su partido durante el referéndum de la fallida Constitución.

"Tenemos que formar un bloque con los socialistas portugueses, españoles, alemanes y los otros y adoptar este texto lo más rápidamente posible para pasar a la etapa siguiente, la preparación del Tratado social. La cuestión del procedimiento de adopción, por referéndum o parlamentario, ya no es una cuestión de principio. No tenemos tiempo que perder dividiéndonos", resalta.

Royal evita, por último, responder a una pregunta para conocer su visión sobre el divorcio de los Sarkozy. "Los grandes acontecimientos de estos últimos días son, lamentablemente, el Día contra la pobreza y los justificados movimientos de protesta en el terreno social", se limita a decir la diputada socialista.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies