El Senado de Uzbekistán reducirá de siete a cinco años el mandato del presidente

Actualizado 05/12/2011 19:20:31 CET

ALMATY, 5 Dic. (Reuters/EP) -

El Senado de Uzbekistán ha aprobado este lunes la propuesta de reducir de siete a cinco años el mandato del presidente del país, como ya hizo la Asamblea Legislativa, la Cámara Baja, de manera que el cambio entrará en vigor cuando el jefe de Estado, Islam Karimov, lo ratifique con su firma.

Karimov, de 73 años de edad, lleva más de dos décadas en el poder, durante las cuales ha aplastado la oposición y la disidencia mientras ha conseguido aferrarse al cargo realizando cambios legislativos que han sido aprobados por el dócil Parlamento.

Varias agencias de noticias rusas han citado a senadores no identificados que han dicho que las enmiendas constitucionales fueron presentadas por el propio presidente. Lo que no se ha explicado es si la reducción del mandato afectará al segundo mandato de Karimov, que finaliza en diciembre de 2014.

Karimov, que no tiene un hijo que pueda convertirse en un sucesor obvio, celebró un referéndum en 2002 en el que se decidió ampliar el mandato presidencial de cinco a siete años. En 2007 fue reelegido en unos comicios en los que no pudieron participar candidatos opositores.

Algunos observadores han indicado que, al reducir el mandato a cinco años, Karimov puede sortear la norma constitucional que prohíbe que la misma persona esté en el cargo durante más de dos mandatos consecutivos de siete años.

"De ser promulgadas las enmiendas que reducen el mandato presidencial por el actual jefe de Estado uzbeko, las próximas elecciones podrían celebrarse teóricamente incluso en 2012", señala la agencia de noticias independiente Fergana News, que cubre Asia Central.

Pero el analista político uzbeko Kamoliddin Rabbimov considera que los cambios solo se aplicarán una vez se celebren las próximas elecciones presidenciales o después de diciembre de 2014. "La cuestión aquí no es sobre prolongar su mandato, no lo está haciendo por él, sino por los futuros dirigentes", ha opinado.

Karimov es acusado por grupos de defensa de los Derechos Humanos de violar las libertades básicas en este país de 28 millones de habitantes. Sus relaciones con Occidente se deterioraron en 2005, después de la violenta represión de un levantamiento en la ciudad de Andizhan, en el este del país. No obstante, desde entonces tanto Estados Unidos como otros países occidentales han mejorado sus relaciones con Karimov.