Senegal.- Los repatriados a Senegal rechazan un plan de su Gobierno para la agricultura y piden visados para España

Actualizado 03/06/2006 15:04:30 CET

Los jóvenes emigrantes se enfrentan a las fuerzas de seguridad

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los inmigrantes repatriados el pasado miércoles desde las islas Canarias a Senegal han rechazado el proyecto 'Retorno a la Agricultura' (Reva, en sus siglas en francés), propuesto por el ministro de Agricultura senegalés, Farba Senghor, como respuesta al fenómeno de la emigración clandestina y han pedido visados de vuelta a España o "la muerte".

Según recoge la prensa local, los repatriados rechazaron en bloque la propuesta que ayer les presentó el ministro Senghor en un encuentro en el Ayuntamiento de Dakar, en el que manifestaron su descontento con la política de su Gobierno.

Los jóvenes repatriados amenazaron con dirigirse al Palacio de la República para reunirse con el jefe del Estado, Abdoulaye Wade. Según el diario 'Sud Quotodian', los emigrantes, muy alterados, pidieron que fueran devueltos de manera inmediata a España o la muerte.

Asimismo, rechazaron por unanimidad elegir delegados, como propuso el ministro, para hacerse cargo de sus quejas, argumentando que esto sería un medio de corromperlos y dividirlos.

"Este proyecto no es nuestra ambición, lo que queremos es volver a a salir. Nuestros padres han perdido todo para permitirnos viajar. La agricultura del país no marcha y el Gobierno se permite proponernos un retorno a la agricultura. Mientras el maní de los campesinos se pudre en el medio rural", declaró uno de los portavoces de los repatriados, Abou Kane. "Devolvednos a España o matadnos", gritó, mientras Senghor abandonaba el edificio.

Después, algunos jóvenes quisieron tomar las calles y uno de ellos se precipitó sobre el coche del ministro, mientras otro sufría un ataque de ansiedad. Los emigrantes protagonizaron fuertes altercados con miembros de la Policía.

"No vamos a cultivar, los productos de los campesiones están en la sabana y sólo esperan a ser cultivados. Si nosotros cultivamos, será lo mismo", explicó Abou Kane. "Pagué 800.000 francos CFA (más de 1.200 euros) por este viaje", agregó.

Después de los enfrentamientos con los agentes, los emigrantes se retiraban, mientras llegaban refuerzos policiales, con dirección a Yaraj, donde prometieron reunirse para definir un plan de acción. Ya en este lugar, los jóvenes repatriados quemaron neumáticos y bloquearon algunas calles. Nuevamente se produjeron enfrentamientos con las fuerzas del orden, que detuvieron a diez de ellos.

ACUERDOS ENTRE GOBIERNOS

Las autoridades de Senegal consideraron ayer "suficientes y apropiadas", las explicaciones que dio el secretario de Estado de Asuntos Exteriores Bernardino León sobre las condiciones del primer vuelo de repatriación del pasado miércoles. Ambos gobiernos zanjaron así el problema surgido en dicho vuelo de las Islas Canarias a Senegal, pero seguirán negociando las condiciones para próximos vuelos de este tipo.

Asimismo, ambos Gobiernos decidieron "mantener y reforzar" una cooperación en todos los ámbitos, en especial, la ayuda que necesita Senegal para su agricultura y el despliegue logístico que requiere la vigilancia de sus costas y espacio aéreo.

El Gobierno senegalés se ha interesado por la aceptación de las medidas legales para aquellos senegaleses que se encuentran en España, y ha considerado que las explicaciones y procedimientos legales que se aplican son adecuados.

El secretario de Estado señaló el objetivo de ambos países de llevar a cabo "una lucha eficaz contra la inmigración ilegal, así como examinar "próximamente" la problemática de los repatriados que lleguen a Senegal.

Por su parte, el ministro senegalés felicitó a la delegación española por "la apertura de espíritu a la hora de examinar esta cuestión con la mayor serenidad, responsabilidad y solidaridad".

"Ello nos ha permitido tratar estas cuestiones delicadas y llegar a una perfecta identidad de puntos de vista sobre la forma de tratar esta cuestión", manifestó Ngom. En este sentido, el ministro confirmó que su país "va a seguir y reforzar la cooperación en todos los asuntos". Asimismo, Ngom reafirmó la posición senegalesa de que "con la inmigración ilegal, tolerancia cero", y subrayó que corresponde a su país "evitar que la gente parta a la aventura y ponga en peligro sus vidas en condiciones muy precarias".

Así, indicó que España acepta un marco legal para la inmigración que ambos gobiernos definirán "muy próximamente" mediante una cuota de inmigración legal que será "seccionada conjuntamente por los dos gobiernos en perfecta solidaridad".