El criminal de guerra serbio Arkan planeó en 1998 el asesinato del presidente de la UEFA

Actualizado 22/01/2008 12:42:57 CET

BELGRADO, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El líder paramilitar y criminal de guerra serbio Zeljko Raznatovic, alias 'Arkan', planeó en 1998 el asesinato del entonces presidente de la UEFA, el sueco Lennard Johansson, en represalia por la decisión de este organismo de prohibirle viajar a Munich con el equipo de su propiedad, el Obilic FC, para enfrentarse con el Bayern en un partido de la Liga de Campeones, según informó hoy el programa de televisión 'The Insider', de la cadena B92.

Arkan, asesinado en enero de 2000, tenía prohibido viajar al extranjero debido a los numerosos de crímenes de guerra que presuntamente había cometido durante los conflictos bélicos de los años noventa en la antigua Yugoslavia. En Munich fue reemplazado por su esposa, Svetlana Raznatovic.

Según fuentes no oficiales recogidas por B92, Arkan intentó enviar a sus hombres a Viena para asesinar a Johansson, pero decidió suspender el atentado a última hora "porque no era el momento adecuado".

"Sí, algo había oído de esto", declaró Johansson en exclusiva a 'The Insider'. "El sólo hecho de que algo así me haya podido suceder me perturba", prosiguió. "Me puse en contacto con gente muy próxima a mí y con mi propia familia para preguntarles qué es lo que podía hacer, pero cuando alguien con tal desorden mental intenta asesinarte no se puede hacer mucho", afirmó. "Pasé miedo, por supuesto, pero no podía hacer nada para protegerme. Si hay una amenaza pública lo único que puedes suponer es que tu Gobierno te protegerá", añadió.

El caso de Arkan no es único. Algunos de los principales criminales de guerra serbios invirtieron el dinero obtenido en actividades delictivas para hacerse con el control de clubes deportivos. Muchos de estos crímenes siguen sin resolverse en los tribunales.

Arkan fue el fundador de la Guardia Voluntaria Serbia (más conocida como los 'Tigres'), una unidad paramilitar ultranacionalista serbia que sembró el terror entre las poblaciones no serbias de Croacia y Bosnia entre 1991 y 1995. También estaba acusado de crímenes de limpieza étnica en Kosovo durante la guerra de 1998-1999.

Aparte, Arkan era uno de los hombres más ricos de los Balcanes gracias a sus actividades de extorsión y contrabando de petróleo y artículos de lujo. Entre sus diversos negocios, contaba con casinos, discotecas, gasolineras, almacenes, restaurantes, gimnasios, una agencia de seguridad privada y clubes de fútbol. Fue asesinado en enero de 2000 en el vestíbulo del Hotel Intercontinental de Belgrado por un agente de la Policía implicado en el mundo de la mafia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies