UNICEF denuncia que más de 300.000 menores serbios padecen la pobreza o están al borde de padecerla

Actualizado 10/02/2007 0:27:40 CET

NUEVA YORK, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) subrayó hoy la existencia de más de 300.000 menores serbios, niños y niñas, que viven en la pobreza o están a punto de padecerla, a pesar de una serie de medidas impulsadas para combatir la pobreza en el seno de la infancia desde la década de los años 90.

"El futuro de Serbia depende de una generación saludable e instruida, lo cual requiere de políticas inclusivas dirigidas específicamente a los niños pobres y excluidos, así como un mejor uso de los recursos", explicó la representante de UNICEF en Serbia, Ann Lis Svensson.

Por su parte, el último informe de UNICEF pone de relieve que la pobreza infantil presenta "disparidades según la zona del país". En este sentido, el informe incide en el hecho de que la mayor parte de los menores pobres pertenecen a "familias numerosas que viven en las áreas rurales del sudeste y oeste" del país, así como los menores integrado en "grupos minoritarios", como, incide el informe, "los refugiados o desplazados".

Asimismo, el estudio revela que el 80 por ciento de los menores serbios que viven en asentamientos de la comunidad romaní son pobres y padecen de una privación y una discriminación inaceptables que se ven reflejados con frecuencia en el mayor número de enfermedades que padecen a lo largo de su vida. El raquitismo, por ejemplo, afecta hasta un 25 por ciento más a esta comunidad que a la media nacional, asociado a la malnutrición y al hambre.

Por otra parte, el informe asegura que la mortalidad infantil y entre los menores de hasta cinco años es tres veces superior en los menores romaníes que entre el resto de la población infantil. Además, UNICEF insiste en que estos menores se ven obligados a trabajar, asumiendo funciones propias de adultos, al carecer de subsidios por parte del Estado, y a menudo viven en chabolas o en casas de cartón y hojalata con escaso acceso a servicios públicos.

Por su parte, los niños con discapacidades, subraya el informe, no sólo están excluidos del sistema de salud y de educación, sino que además en numerosos casos se ven aislados y rechazados por la comunidad.

Otro de los aspectos que resalta el informe es el castigo corporal al que se ven sometidos muchos menores en las aulas y en los hogares, un fenómeno que UNICEF achaca a la falta de intromisión en las relaciones familiares, algo considerado como inaceptable en Serbia, donde además es prácticamente inexistente la condena pública a las medidas "disciplinarias" impuestas a los niños.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies