Un servicio de autobuses entre la región kurda y el oeste sirio muestra el acercamiento entre las dos partes

Passengers wait in Qamishli city in Syria's Kurdish-held northeast to embark on
RODI SAID
Publicado 18/05/2017 15:19:12CET

QAMISHLI (SIRIA), 18 May. (Reuters/EP) -

Un nuevo servicio de autobuses que une la región noreste de Siria, controlada por los kurdos, con zonas del oeste bajo control del Gobierno sirio, ha comenzado a generar expectativas sobre la posibilidad de que las dos regiones, que durante años se han mantenido incomunicadas, renueven sus vínculos comerciales y políticos en un país roto por la guerra.

Las autoridades kurdas esperan que el nuevo corredor ponga fin al aislamiento económica que sufre su región, rodeada de territorios hostiles. Para Damasco, la posibilidad de comerciar con el noreste, rico en recursos, supone una oportunidad de reabastecerse de combustible y alimentos.

El servicio de autobuses va desde la localidad kurda de Qamishli hasta Alepo y cruza territorios anteriormente controlados por el Estado Islámico antes de ser capturados por las fuerzas gubernamentales y tropas rusas. Hasta entonces, tan sólo unos pocos se atrevían a realizar un viaje que implicaba pasar por zonas conquistadas por los yihadistas.

"Antes, no había pasajeros o muy muy pocos debido a las condiciones de seguridad", ha explicado Ahmah Abu Abboud, director de las oficinas del servicio de autobús de Qamishli, que comenzó a operar a finales de abril.

Desde entonces la demanda no ha hecho más que crecer, desde que los primeros autobuses empezaron a operar. Los viajes han tenido que aumentar de dos a tres veces por semana. De acuerdo con las autoridades kurdas, hasta la fecha el nuevo corredor sólo ha sido utilizado por autobuses para el transporte de pasajeros.

El nuevo servicio de autobuses es el resultado de uno de los cambios más importantes en el mapa del conflicto sirio, con el territorio controlado por el Gobierno sirio y las milicias kurdas uniéndose cerca de la ciudad de Manjib.

ENEMISTAD HISTÓRICA

El cambio se ha producido en un momento de extremada calma en las relaciones entre el Gobierno de Damasco del presidente sirio, Bashar Al Assad, y las autoridades kurdas, que se hicieron con gran cantidad de territorio en el norte del país desde que comenzó el conflicto armado en 2011.

A pesar de su enemistad histórica, los kurdos y el Gobierno se han enfrentado en muy pocas ocasiones. De hecho, han acabado luchando contra los mismos adversarios en muchos combates y sus intereses militares se han mostrado prácticamente a la par durante gran parte de la guerra.

Sus críticos alegan que la principal milicia kurda, las YPG, coopera con las fuerzas del Gobierno, algo que los kurdos han rechazado enérgicamente.

La nueva ruta pasa por territorio controlado por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por las YPG. Gran parte de la región fue recuperada del control del Estado Islámico con el apoyo de la coalición militar que lidera Estados Unidos.

"Nos enteramos de que existía esta ruta por los medios de comunicación, después nos enteramos de que la iban a abrir", ha explicado Abu Abboud. "Estábamos en contacto con gente importante y tenemos contactos con todos los partidos, tanto el régimen como la administración autónoma kurda", ha añadido. "Todos nos han facilitado el trabajo", ha concluido.

Abdul Karim Saroujan, líder de la administración kurda en el noreste de Siria, ha asegurado que el servicio de autobuses es una iniciativa privada y no está financiada por su Gobierno. En una entrevista previa realizada en marzo, Saroujan expresó su esperanza de que la ruta supusiera el fin del "asedio" económico impuesto en su región, que tiene frontera en el norte con Turquía y en el este con la administración kurda de Irak, que no mantiene buenas relaciones con el ejecutivo sirio.

Las dos partes han dejado entrever que no tendrían problemas con llegar a un acuerdo político en un futuro. La milicia YPG ha asegurado que "no tendrían problema" con el Gobierno sirio siempre y cuando garanticen los derechos de los kurdos. El Ministerio de Exteriores siro ha expresado su confianza en la posibilidad de llegar a un acuerdo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies