El servicio de Inteligencia suizo incrementa las revisiones de solicitudes de asilo como medida antiterrorista

 

El servicio de Inteligencia suizo incrementa las revisiones de solicitudes de asilo como medida antiterrorista

Publicado 14/03/2017 13:44:42CET

ZÚRICH, 14 Mar. (Reuters/EP) -

El servicio de Inteligencia de Suiza (NBD) ha puesto en marcha una serie de medidas para estudiar con mayor detenimiento las solicitudes de asilo en un intento por identificar a aquellos refugiados que supongan una amenaza y frenar así el extremismo islamista en el país, según ha informado este martes el Gobierno suizo.

Los agentes del Servicio Federal de Inteligencia (NDB) han revisado 5.202 solicitudes de asilo de las 27.200 presentadas durante el año pasado en busca de posibles amenazas para la seguridad nacional. La agencia ha recomendado rechazar al menos 14 de los casos y retirar el estatus de refugiado a una persona a la ya que se le había concedido asilo.

En 2015, el NDB revisó 4.910 dosieres de 39.500 casos, 15.000 menos que en 2014, año en el que se revisaron 2.488. El informe realizado por la fuerza conjunta Tetra, puesta en marcha en 2014 como medida contra los "viajeros yihadistas" entre Oriente Próximo y Suiza, ha señalado que el país continúa siendo un objetivo para los milicianos.

"La amenaza más común para nuestro país son los ataques que requieren poca planificación logística y pueden llevarse a cabo por atacantes en solitario o grupos pequeños", ha indicado Tetra en el documento.

Las solicitudes de asilo en Suiza han disminuido después de que las autoridades cerraran la ruta de los Balcanes. A lo largo de 2016, el NDB ha identificado a 497 usuarios de Internet que difundían mensajes extremistas a través de la red. De los 70 casos investigados por la Policía, un 60 por ciento son resueltos por la vía penal.

Las autoridades han señalado, además, que 81 personas con motivaciones extremistas se han desplazado a Suiza desde lugares de conflictos armados como Siria, Irak y Afganistán desde el 11 de septiembre de 2011.

El año pasado, los votantes suizos aprobaron ampliar el poder del servicio nacional de espionaje para supervisar el tráfico en la red, desplegar drones y hackear sistemas informáticos extranjeros con el fin de contrarrestar las amenazas extremistas islamistas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies