Un servicio religioso conmemorará hoy en Londres el décimo aniversario de la muerte de Diana de Gales

Actualizado 31/08/2007 10:54:47 CET

LONDRES, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un servicio religioso conmemorará hoy en Londres el décimo aniversario de la muerte de la princesa de Gales en un accidente de tráfico en París. Este año, ambos hijos de Diana, los príncipes Guillermo y Enrique, han sido los encargados de organizar el acto en memoria de su madre, así como un concierto que se celebró el día del cumpleaños de la princesa, el 1 de julio, al que asistieron más de 70.000 personas.

Los eventos en honor a la princesa han disparado nuevas recriminaciones contra la segunda esposa de Carlos, Camilla Parker-Bowles, y los medios se han enfocado en conocer quiénes están invitados a la ceremonia, quiénes no asistirán y a quiénes no invitaron.

Un texto que será leído durante la misa de hoy, escrito por el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, agradece "todos los recuerdos de ella que todavía atesoramos". "Su vulnerabilidad y su voluntad de alcanzar al excluido y al olvidado nos conmovió a todos; su generosidad dio esperanza y alegría a muchos", escribió Williams.

La reina Isabel II encabeza la lista de invitados al servicio en la Capilla de los Guardias cerca del Palacio de Buckingham.

Por su parte, Camilla Parker, duquesa de Cornualles, cambió de parecer sobre su asistencia a la ceremonia ante las críticas de los que la culpan por romper el matrimonio del príncipe Carlos y la princesa Diana. "Tras reflexionar, creo que mi asistencia podría desviar la atención del propósito de la ocasión, que es centrarse en la vida y el servicio de Diana", informó la duquesa el fin de semana pasado.

Desde entonces, varios medios han informado de que Camilla está furiosa con Carlos, y que el príncipe ha señalado a sus hijos como los instigadores de la problemática invitación hecha a su madrastra, quien en un principio la había aceptado.

Aquellos que no fueron invitados desde el inicio también han dado de qué hablar. Ni el ex mayordomo de Diana, Paul Burrell, ni su secretario personal, Patrick Jephson, fueron invitados. Ambos han escrito libros sobre el tiempo que estuvieron al servicio de la princesa.

Otro personaje excluido de la lista de invitados fue Mohamed al Fayed, quien acusa al príncipe Carlos de planear la muerte de Diana y de su hijo, Dodi al Fayed, pareja sentimental de ésta. Sin embargo, el empresario planea mantener dos minutos de silencio hoy en Harrods, los grandes almacenes que posee.

Elton John, amigo de Lady Di, fue invitado, pero no cantará su versión de 'Candle in the Wind', que interpretó durante el funeral hace una década.

El primer ministro británico, Gordon Brown, y el ex primer ministro John Mayor también han sido invitados, así como más de 110 representantes de las asociaciones caritativas a las que Diana apoyaba.

Se prevé que el ex primer ministro Tony Blair asista a la ceremonia. Fue él quien acuñó el término "princesa del pueblo" unas horas después de la muerte de Diana. "Ella era la princesa del pueblo y así es como permanecerá, como permanecerá en nuestros corazones y en nuestra memoria para siempre", dijo Blair hace diez años.

Entre los invitados también se encuentran los doce ahijados de la princesa, así como todas las damas de honor que participaron en su boda en 1981. Además, uno de los himnos que serán interpretados mañana es 'I Vow to Thee My Country', elegido por Diana para su boda.