Sessions prohíbe archivar casos de deportación de inmigrantes con fuertes vínculos con EEUU

Jeff Sessions
REUTERS / JOSHUA ROBERTS - Archivo
Publicado 18/05/2018 3:18:56CET

NUEVA YORK, 18 May. (Reuters/EP) -

El fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, ha prohibido este jueves a los jueces de inmigración archivar casos de deportación que involucren a inmigrantes con fuertes vínculos con Estados Unidos.

Dado que los tribunales de inmigración se encuentran bajo la jurisdicción del Departamento de Justicia, el fiscal general puede emitir opiniones en casos de inmigración para establecer un precedente legal para los jueces en todo el país y la Junta de Apelaciones de Inmigración.

Sessions ha emitido este jueves la orden en un caso en el que un juez había otorgado el cierre administrativo para un menor no acompañado de Guatemala.

Antes del fallo de Sessions, el Gobierno o un inmigrante podrían pedir al juez el cierre del caso. El fiscal general ha dictaminado que los jueces "no tienen la autoridad general para suspender indefinidamente los procedimientos de inmigración por cierre administrativo". Sessions ha señalado que las excepciones podrían hacerse en algunos casos, incluso cuando un inmigrante tiene cierta formas de estado legal pendientes.

La práctica conocida como cierre administrativo permite a los jueces eliminar los casos de baja prioridad en sus registros, permitiendo que algunos inmigrantes permanezcan de forma indefinida en Estados Unidos a pesar de su falta de estatus legal.

Bajo la presidencia de Barack Obama hubo un esfuerzo para cerrar administrativamente ciertos casos como una forma de permitir que los jueces se centren en asuntos de mayor prioridad y reduzcan el atraso en el tribunal de inmigración. Más de 200.000 casos fueron cerrados durante los últimos seis años de su mandato.

Los casos cerrados eran de personas sin antecedentes penales que habían vivido durante muchos años en Estados Unidos, a menudo con hijos o cónyuges ciudadanos estadounidenses.

La Administración del presidente, Donald Trump, ha tomado un rumbo diferente en cuanto a la inmigración, declarando que todos aquellos que estén en el país de forma ilegal, representen o no una amenaza para la seguridad pública, están sujetos a la deportación.

Los abogados y defensores de inmigración han criticado la decisión de Sessions. El fallo pretende "reducir a los jueces de inmigración a las máquinas de deportación", ha asegurado Chuck Roth, del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes.

Contador