Sharif recupera el poder con la promesa de reactivar a Pakistán

 

Sharif recupera el poder con la promesa de reactivar a Pakistán

Actualizado 13/05/2013 0:12:04 CET

El ganador virtual de los comicios gozará de un sólido gobierno de consenso frente a la violencia y a una economía deteriorada

ISLAMABAD, 12 May. (Reuters/EP) -

Nawaz Sharif regresa al poder en Pakistán de manera triunfal más de una década después de su derrocamiento en 1999 por el golpe militar dirigido por Pervez Musharraf, su encarcelamiento y su posterior exilio, con la misión ahora de formar un Gobierno estable, capaz de reformar la débil economía del país.

A falta de los resultados definitivos el partido de Sharif, la Liga Musulmana de Pakistan-N, ostenta la suficiente ventaja sobre el resto de partido como para conformar un gobierno de coalición estable con su principal rival, el Tehrik i Insaf del ex capitán del combinado nacional de cricket, Imran Khan, y el Partido Popular de Pakistán (PPP), el partido de la familia Bhutto y gran derrotado de estos comicios.

Sharif tiene por delante la tarea de reconstruir un país que él mismo ha descrito como un "desastre", plagado de violencia, corrupción, falta de suministro eléctrico e infraestructuras deficientes.

De momento, la Liga de Sharif ha conseguido 94 de los 272 escaños en juego en la Asamblea Nacional y tiene todas las papeletas para alcanzar, con la ayuda de sus aliados, los 137 necesarios para conseguir la mayoría. El PTI de Khan tiene garantizados 21 escaños por 19 del PPP.

Sharif, de 63 años, será nuevo primer ministro tras renovar su imagen en los últimos años. "Parece que ha cambiado de verdad tras algunos problemáticos momentos durante su etapa como primer ministro durant los años 90, y parece que ahora tiene cierta idea de la dirección por la que debe guiar al país", indicó el analista político Cyril Almeida.

Para empezar, Sharif ha prometido que el Ejército, tradicional fuerza estabilizadora de Pakistán, se mantendrá ajeno al desarrollo político del país, pero tendrá que trabajar codo con codo con el Estado Mayor --responsable de la política exterior del país-- y para restablecer la complicada relación con Estados Unidos a la espera de que se complete la retirada de tropas de Afganistán en 2014.

LA POLÍTICA "SHARIF"

Sharif, conservador religioso, es un defensor de la economía de libre mercado que, probablemente, iniciará una política de privatización y desregulación para alimentar el crecimiento. No descarta, sin embargo pedir un nuevo préstamo al Fondo Monetario Internacional para evitar una nueva crisis en su balanza de pagos.

Para ello, dependerá del respaldo de los aliados, lo que a juicio del analista Muhamad Malick, podría incrementar la presión sobre Sharif, quien "tendrá menos excusas si fracasa a la hora de resolver cuestiones clave como la economía o la lucha contra el terrorismo".

De igual modo se espera que Sharif reanudará las conversaciones con el ala paquistaní de los talibán, que en estos comicios ha dejado su huella con varios atentados que han dejado al menos 11 muertos en Karachi y otros 10 en Balochistán.

FELICITACIONES DE OBAMA

El presidente de Estados Unidos, ha felicitado hoy a Pakistán por el "pacífico y transparente" desarrollo de los comicios que suponen un "hito histórico" en el desarrollo democrático del país, en un mensaje de conciliación al próximo Ejecutivo de Islamabad para relajar las constantes tensiones entre ambos países en el marco de la guerra de Afganistán.

"Los paquistaníes habéis conseguido reafirmar vuestro compromiso con la democracia gracias a la competitiva campaña, al libre ejercicio de vuestros derechos democráticos y a la constancia frente a la intimidación de los extremistas", declaró Obama.

Durante los últimos meses, Pakistán ha acusado a Estados Unidos de violar su soberanía con ataques de aviones no tripulados de EEUU en la frontera afgana, donde se esconden los talibán. Washington, por su parte, sospecha que los servicios de Inteligencia paquistaníes filtran en ocasiones información a los insurgentes, por no mencionar que el fallecido líder de Al Qaeda, Usama Bin Laden, se ocultaba a poca distancia de una escuela militar de la ciudad paquistaní de Abbotabad.

Obama, no obstante, solo tuvo palabras de elogio para el proceso. "Estados Unidos se une a todos los paquistaníes a la hora de dar la bienvenida a este histórico, pacífico y transparente proceso de transición a un poder civil", declaró el presidente, en relación al proceso electoral que pretende de una vez por todas despejar el fantasma del mandato militar del ex presidente Pervez Musharraf.

A pesar de que el ex primer ministro Nawaz Sharif es el ganador virtual de los comicios, el presidente Obama no le mencionó explícitamente. "Mi administración", concluyó Obama, "espera mantener la cooperación con el Gobierno paquistaní a la hora de respaldar un futuro más estable, seguro y próspero para el pueblo de Pakistán".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies