La Reunión de Alto Nivel contra el Sida termina sin un compromiso financiero mundial para combatir la enfermedad

Actualizado 03/06/2006 5:56:00 CET

NUEVA YORK, 3 Jun. (EP/AP) -

La Reunión de Alto Nivel contra el Sida terminó ayer viernes sin un compromiso financiero en la lucha contra la enfermedad, generando críticas por parte de activistas que no quieren llevar en hombros la carga monetaria para contener el virus.

Grupos de defensa de los derechos humanos reconocieron sin embargo ciertos avances en la reunión de alto nivel, incluyendo un impulso para que los drogadictos reciban jeringas esterilizadas y el reconocimiento de que la lucha contra el sida requerirá hasta 23.000 millones de dólares anuales para el 2010.

El viernes fue la última jornada de la reunión, de tres días de duración, que se realiza durante 25 aniversario de los primeros casos documentados de sida, reportados el 5 de junio de 1981.

El encuentro fue convocado para revisar los esfuerzos en la lucha contra la enfermedad y trazar planes nacionales para combatir el virus en la próxima década. Previamente un informe de la ONU indicó que en el mundo 40 millones de personas viven con VIH/Sida, y que 8.000 mueren diariamente.

"La epidemia continúa desbordándonos", comentó el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan. "El año pasado, a nivel mundial hubo más nuevas infecciones que nunca antes, y murió más gente que nunca".

Representantes de todo el mundo trataron de elaborar un documento que trazara un programa para difundir medidas de prevención del sida y su tratamiento hasta el año 2010. Según activistas, la declaración final sin compromisos financieros fue una oportunidad perdida, que fue cuestionada por un total de 69 grupos, señalando que carecía de la fuerza del plan de acción establecido en una conferencia similiar en el 2001.

La resistencia a establecer metas financieras vino mayormente de las principales naciones donadoras, incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y Australia, que temieron que de hacerlo la expectativa recaería sobre ellos.

El documento de cierre habla de una promesa de establecer "ambiciosos presupuestos nacionales" en el 2006 de manera que las naciones puedan alcanzar acceso global a prevención, tratamiento, cuidado y apoyo en materia del sida de cara al 2010. El año pasado en el mundo se destinaron 8.300 millones de dólares en la lucha contra el mal.

En la sesión de apertura del miércoles Khensani Mavasa, representante de la Campaña de Acción para el Tratamiento del Sida, había destacado a los asistentes que "su gran tarea ahora es asegurarse de que esta declaración no se convierta en un documento de promesas sin cumplir ni una mera reformulación de principios, sino un programa de acciones para lograr objetivos".

Naciones Unidas dijo que Mavasa era la primera persona con VIH en hablar en la Asamblea General.