La CNFORS recalca que "no hay solución política" con Al Assad en el poder y reclama la entrega de armas al ELS

Actualizado 27/02/2013 6:20:54 CET

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y de la Revolución Siria (CNFORS) ha manifestado este martes que "no hay solución política" al conflicto en Siria si el presidente, Bashar al Assad, no renuncia al poder y ha reclamado una vez más la entrega de armas al Ejército Libre Sirio (ELS), que agrupa a gran parte de las formaciones armadas que combaten contra las fuerzas de seguridad.

El portavoz de la formación, Walid al Bunni, ha subrayado en una entrevista concedida a la agencia estatal turca de noticias, Anatolia, que la formación participará finalmente en la conferencia del Grupo de Amigos de Siria el jueves para recalcar su postura.

Asimismo, Haris al Nebhan, miembro de la CNFORS, ha resaltado que la petición de armamento para el ELS será uno de las principales demandas que presentará el grupo opositor durante la conferencia, que se celebrará en Roma. "Si el Grupo de Amigos de Siria desea que la crisis acabe, deben cumplir nuestra demanda y entregar armas al ELS", ha argumentado.

La CNFORS anunció el viernes que boicotearía la conferencia y que no acudiría a Washington y Moscú en respuesta al "silencio internacional" ante la destrucción de Alepo por parte de las fuerzas de seguridad sirias, si bien dio marcha atrás poco después y afirmó que estaría presente en Roma.

Sin embargo, el líder de la coalición, Moaz al Jatib, ha sostenido que sus visitas previstas a Estados Unidos y Rusia para intentar buscar soluciones a la guerra civil siria han sido pospuestas "a la espera de acontecimientos".

La CNFORS ha expresado su voluntad de negociar un acuerdo de paz para poner fin a la guerra civil, pero a condición de que el presidente no participe en el proceso, una postura mantenida por la formación desde su creación en diciembre y por el grupo opositor que la precedió, el Consejo Nacional Sirio (CNS).

En las últimas semanas, el Gobierno sirio ha abogado en reiteradas ocasiones por la apertura de un proceso de diálogo en base a la oferta formulada en enero por Al Assad para tratar de desencallar el conflicto que azota el país, si bien, la misma no contempla su salida del poder y permite que se presente a unas elecciones presidenciales futuras.

Durante el mes de febrero, Damasco ha abogado por incluir a todas las formaciones opositoras, incluidas las que han optado por la vía armada, y ha subrayado que el proceso de diálogo podría llevarse a cabo "incluso si la violencia continúa".

Asimismo, ha apuntado que dicho proceso debería celebrarse en territorio sirio y ha garantizado que los opositores recibirán todas las garantías de seguridad para permitir su entrada al país para participar en el mismo y salir de Siria cuando consideren oportuno.

Naciones Unidas calcula que desde marzo de 2011, cuando comenzó el levantamiento popular contra el Gobierno de Al Assad, unas 70.000 personas han muerto a causa de los combates entre las fuerzas gubernamentales y rebeldes.

El Gobierno atribuye gran parte de las víctimas a los grupos terroristas que actúan en el país árabe --según ha denunciado insistentemente-- con la financiación y el apoyo material de Arabia Saudí, Qatar y Turquía, entre otros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies