Siria firmará "pronto" el acuerdo para desplegar observadores internacionales

Actualizado 05/12/2011 13:16:39 CET

DAMASCO, 5 Dic. (Reuters/EP) -

Siria ha respondido "de forma positiva" al plan de la Liga Arabe que busca poner fin a ocho meses de violencia en el país y contempla el despliegue de una misión de observación y prevé firmarlo "pronto", según ha explicado este lunes el portavoz del Ministerio de Exteriores sirio, Yihad al Makdesi.

El portavoz ha hecho estas declaciones coincidiendo con la expiración de la última fecha tope dada por la Liga Arabe a Damasco para que el régimen de Bashar al Assad ponga fin a la represión con la que ha respondido a las protestas que comenzaron a mediados de marzo y que, según la ONU, ya han dejado más de 4.000 muertos.

Damasco se ha quejado de que la iniciativa, que incluye un plan para el despliegue de observadores en el país que supervisen su aplicación, supondría una violación de su soberanía nacional. En este sentido, ha reclamado aclaraciones y ha asegurado que no la ha rechazado de plano.

"El protocolo será firmado pronto", ha señalado Al Makdesi a periodistas en Damasco. "El Gobierno sirio ha respondido de forma positiva el borrador de protocolo", ha precisado. "Soy optimisma, aunque espero la respuesta de la Liga Arabe primero", ha añadido.

El pasado 27 de noviembre, la Liga Arabe acordó sanciones económicas sin precedentes contra Damasco por no acabar con la violencia y aceptar su iniciativa, pero ha ampliado el ultimátum para su firma en varias ocasiones desde entonces.

RELACIÓN CON TURQUÍA

Entretanto, el Gobierno sirio ha acordado este domingo poner fin a las negociaciones para la firma de un acuerdo de libre comercio con Turquía, país que ha impuesto en las últimas semanas sanciones a Siria en respuesta por la represión que ejerce el régimen de Al Assad.

Según ha informado este lunes la agencia oficial SANA, la decisión se tomó durante un consejo de ministros extraordinario celebrado este domingo bajo la presidencia del primer ministro, Adel Safar. Asimismo se acordó imponer una tarifa del 30 por ciento sobre el valor de todos los bienes turcos importados por Siria, que se destinará a respaldar la construcción de localidades en desarrollo.

Otra de las medidas de represalia adoptada contempla el cobro de 80 libras sirias (1,19 euros) por cada litro de combustible de coches turcos que abandonen Siria con destino a Turquía. Esta cantidad, precisa SANA, supone la media de la diferencia en el precio del combustible entre los dos países.

El secretario general del Gobierno, Tayseer al Zoubi, explicó que estas medidas son una "respuesta a la imposición de sanciones económicas contra Siria por parte de Turquía" y que "perjudicarán los intereses de los sirios". Su objetivo, precisó, es "preservar los intereses nacionales".