Siria promete no expulsar al millón y medio de refugiados iraquíes, según ACNUR

Actualizado 05/10/2007 17:21:46 CET

GINEBRA, 5 Oct. (EP/AP) -

El director general del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, aseguró hoy que Siria ha prometido que no expulsará a ninguno del millón y medio de refugiados iraquíes que han huido a este país, a pesar de la nueva normativa que se propone regular el paso de personas por la frontera.

"La garantía que hemos recibido es que los iraquíes no serán enviados de vuelta contra su voluntad. No tenemos motivo para dudar de esta garantía", explicó Guterres.

Por su parte, el portavoz de la organización Ron Redmond declaró a los medios de comunicación desde Ginebra, sede de ACNUR, que los iraquíes refugiados en Siria están preocupados sobre cómo renovar sus visados de tres meses ahora que Damasco sólo permite entrar en el país a iraquíes con motivos profesionales.

"La mayor preocupación para los refugiados iraquíes actualmente es qué deben hacer cuando su visado expire", remarcó Redmond. Previamente, los iraquíes tienen que ir a la frontera para renovar el permiso de estancia en Siria, pero mucho temen ser deportados al llegar allí.

No obstante, ACNUR espera, tras la promesa hecha por Damasco, que las autoridades sirias establezcan centros de atención donde los refugiados puedan renovar sus visados. "Este no es el momento de enviar a los iraquíes de vuelta a su país", apuntó Guterres.

Siria, que acoge al mayor número de refugiados iraquíes que huyen de la violencia y la inseguridad económica en su país, lleva largo tiempo demandando más apoyo internacional para hacer frente a las necesidades de primer orden de estos desplazados: vivienda, sanidad y educación.

"Hasta ahora, la respuesta solidaria internacional hacia los refugiados iraquíes y a los países de acogida... ha sido ajena a la dimensión de esta crisis", denunció Guterres.

CONSECUENCIA DE LAS RESTRICCIONES

Las nuevas medidas impuestas por Damasco el pasado lunes limitan los visados para aquellos iraquíes que viajen por motivos comerciales, de transporte, científicos o educativos, y les exige que se presenten en la Embajada de Bagdad, situada en el conflictivo distrito de Al Mansour.

Según Redmond, las restricciones de Siria habían cerrado a los iraquíes su último refugio en la región, ya que Jordania --otro de los puntos más importantes en la llegada de refugiados-- ha impedido la entrada durante algún tiempo.

ACNUR aconseja a todos los Gobiernos que consideren refugiados a todas aquellas personas que huyan del centro y el sur de Irak, así como revisar las solicitudes de asilo de iraquíes del norte.

Unos 2,2 millones de iraquíes han huido a países vecinos, la mayoría desde la invasión liderada por Estados Unidos en marzo de 2003. Algunos han conseguido ir muy lejos, ya que al menos 20.000 han solicitado asilo en Europa, Norteamérica, Japón, Australia y Nueva Zelanda durante los primeros seis meses de este año.

ACNUR ha alertado de que este número podría aumentar durante la segunda mitad de 2007 mientras los iraquíes no encuentren medios para entrar en Siria, Jordania, Líbano y otros países de la región. El incremento de cifras también se refieren a los campamentos de refugiados dentro de Irak ahora que las fronteras están cerradas, advierte Redmond.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies