Siria asegura que no forzará a los refugiados iraquíes a volver a su país

Actualizado 09/02/2007 2:40:47 CET

DAMASCO, 9 Feb. (EP/AP) -

Siria no forzará a ningún iraquí refugiado en el país a volver a Irak a pesar del duro enfrenamiento dialéctico entre los dos países, según aseguró este jueves el alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados, Antonio Guterres.

Guterres hizo estas declaraciones durante su visita a una clínica pública en el suburbio de Al Sayda Zeinab de Damasco, donde viven muchos de los refugiados iraquíes que han huido de la violencia en el país.

A primera hora del día se había reunido con con el vice presidente, Farouk al Sharaa, el ministro del Interior, Bassam Abdul-Majid, y el vice ministro de Asuntos Exteriores, Fayssal Mekdad, para tratar el estatus de los refugiados iraquíes en Siria.

Según explicaron los mismos refugiados, ahora consiguen un permiso para quedarse 15 días, después tienen que solicitar otro permiso con el que podrán permanecer en el país otros tres meses, que sólo puede ser renovado una vez. Así después de seis meses, cualquier iraquí que no sea estudiante o no tenga un trabajo, debe abandonar el país durante por lo menos 30 días antes de poder entrar de nuevo.

Antes, todos los ciudadanos iraquíes sólo necesitaban un sello de salida en su pasaporte, y muchos de ellos conducían hasta la frontera para conseguirlo y volver a entrar el mismo día. Sin embargo, las autoridades sirias no han confirmado la medida referente a tener que permanecer fuera de Siria durante un mes.

El ministro del Interior, Abdul Majid, en declaraciones a la agencia de noticias oficial del país dijo este jueves que los iraquíes tendrán de ahora en adelante que solicitar un permiso oficial de residencia después de 15 días en Siria.

La medida tomada por el Ministerio del Interior pretende conseguir una regulación en la emisión de los permisos de residencia para los ciudadanos iraquíes y además ayudar a establecer un registro exacto sobre el número de refugiados, según indicó Abdul Majid.

Guterres aseguró que las negociaciones con los líderes sirios habían sido "muy abiertas y francas". "Han sido muy claros diciendo que consideran a los iraquíes como hermanos y que no les expulsarán o forzarán a volver a Irak", afirmó Guterres.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies