Socialistas, Verdes e Izquierda de la Eurocámara agradecen a Sánchez su decisión sobre el 'Aquarius'

Sede de la Eurocámara en Estrasburgo
REUTERS/VINCENT KESSLER - Archivo
Actualizado 12/06/2018 12:18:31 CET

La Comisión Europea pide un acuerdo político sobre la reforma del sistema común de asilo en la próxima cumbre de líderes

ESTRASBURGO, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los líderes de los grupos socialdemócrata, Verdes e Izquierda Unitaria en la Eurocámara han agradecido este martes en el pleno de Estrasburgo la decisión del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, de acoger en el puerto de Valencia al buque de salvamento marítimo 'Aquarius', con más de 600 migrantes a bordo, tras la negativa de los Gobiernos italiano y maltés a que atracase en uno de sus puertos.

"Gracias Pedro Sánchez. Lo que hiciste fue maravilloso y es el nuevo estilo de la sociedad española y de los políticos españoles, y nosotros lo apreciamos. Gracias al nuevo gobierno y a todos los que lo apoyaron", ha afirmado el líder de los socialistas, Udo Bullman, quien también ha dedicado unas palabras al ministro del Interior italiano, Matteo Salvini: "Si necesitas demostrar tu fuerza a expensas de mujeres embarazadas y niños no tienes ni idea de lo pobre que eres".

La líder del grupo de los Verdes, Ska Keller, ha dado las gracias al Gobierno español aunque ha recalcado que "España no puede solucionarlo todo". "Los Derechos Humanos se han convertido en un tema de campaña electoral, a costa de los más vulnerables, y esto es totalmente inaceptable", ha añadido.

"Muchas gracias a España, pero no podemos creer que esto va a funcionar así con soluciones espontáneas, eso no va a poder configurar una política sostenible europea. Sé que hay diferencias entre nosotros pero no podemos pensar que se puede construir un sistema que parta del rechazo de plano a aceptar refugiados", ha dicho la presidenta de Izquierda Unitaria, Gabrielle Zimmer.

Asimismo, el vicepresidente de los conservadores euroescépticos, Roberts Zile, ha criticado la propuesta de Bruselas para la reforma del sistema común de asilo debido al 'agujero' que la salida de Reino Unido de la UE va a dejar en el presupuesto europeo, mientras que el líder de los liberales, Guy Verhofstadt, ha destacado que lo que está ocurriendo en el Mediterráneo "es una desgracia y un escándalo", aunque no se trata de algo nuevo.

El presidente del grupo popular, Manfred Weber, ha sido el único líder que no se ha pronunciado sobre la cuestión migratoria en general, ni sobre el caso del barco 'Aquarius' en particular, durante el debate en el pleno sobre la próxima cumbre de jefes de Estado y de gobierno, los próximos 28 y 29 de junio en Bruselas.

URGE LA REFORMA DEL SISTEMA COMÚN DE ASILO

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha asegurado en la sesión plenaria que "la situación en el Mediterráneo es algo que nos recuerda que no podemos cerrar los ojos" ante emergencias humanitarias, por lo que se debe avanzar en la reforma del sistema común de asilo y alcanzar acuerdos en la cumbre de este mes para solucionar la actual situación.

"Prevenir la crisis futura es tan importante como gestionar la crisis en sí misma", ha afirmado Timmermans, quien ha pedido a los gobiernos "concluir un acuerdo político sobre la reforma del sistema común de asilo" que debe pasar por "un compromiso" sobre la reforma del sistema de Dublín.

Es necesario poner sobre la mesa "soluciones equilibradas, válidas para todos, y basadas en nuestros valores comunes", ha dicho el representante del Ejecutivo comunitario, a la vez que se respetan las "distintas sensibilidades".

En este sentido, la líder de los Verdes, Ska Keller, ha recordado que si los distintos grupos de la Eurocámara han sido capaces de llegar a un acuerdo sobre la reforma del sistema europeo de asilo, los gobiernos de los Estados miembros también deberían lograrlo ya que "somos los mismos grupos políticos".

El resto de líderes políticos también ha incidido en el pleno en la necesidad de progresar en dicha reforma, partes de la cual se encuentran bloqueadas debido a la negativa de algunos países miembros a aceptar cualquier cuota obligatoria de refugiados, así como a las divergencias en cuanto al equilibrio que debe existir entre solidaridad y responsabilidad.