El socio de coalición de Benkirane amenaza con abandonarla si sigue adelante el plan de recorte de subsidios

Actualizado 20/05/2013 17:58:40 CET

RABAT, 20 May. (Reuters/EP) -

El partido conservador Istiqlal ha amenazado con abandonar la coalición de Gobierno con el Partido Justicia y Desarrollo (PJD) a menos que el primer ministro, Abdelilá Benkirane, modere sus planes de recorte de los subsidios a los alimentos y la energía.

El incremento de los subsidios ha formado parte de la estrategia de Marruecos para evitar el descontento popular que se ha producido en otros países de la región en la llamada 'Primavera árabe', pero el PJD (islamista moderado) argumenta, al igual que el FMI, que ya no son sostenibles.

Los subsidios del Estado a los alimentos y la energía supusieron hasta 57.000 millones de dirhams (5.136,5 millones de euros) en 2012 --el 15 por ciento del gasto público-- frente a los 48.000 millones de 2011 y los 29.800 millones en 2010.

Sin embargo, el Istiqlal, en un gesto que los analistas consideran que seguramente contará con el respaldo del Palacio Real, ha defendido que los planes de reforma del PJD son demasiado radicales.

"El PJD está ignorando nuestras demandas y están intentando gobernar como si controlara todo el gobierno", ha denunciado el portavoz del partido, Adil Benhamza, en declaraciones a Reuters. "Si no conseguimos ninguna respuesta abandonaremos el gobierno", ha añadido.

En un paso apoyado por el FMI, el Gobierno busca enmendar sus finanzas reduciendo los subsidios a los alimentos y la energía en favor de la ayuda directa a los más pobres en Marruecos. Por ahora no ha dado cifras detalladas en sus planes, pero la sensibilidad política del tema ya ha hecho que las medidas no entren en vigor como estaba previsto en junio.

BENKIRANE SE DEFIENDE

Sin embargo, el PJD no ha dado muestras de dar su brazo a torcer. "Los subsidios queman 57.000 millones de dirhams, como es posible que alguien diga que esa es una línea roja?", defendió el primer ministro Benkirane en una reunión del PJD este domingo, añadiendo que el sistema de pensiones estatal también tiene que ser reformado.

"Nos atacan a través de sus diarios y la televisión, pero los marroquíes nos han elegido y han votado por nosotros", subrayó Benkirane, para a renglón seguido defender que "nosotros somos el pueblo".

Istiqlal, uno de los principales partidos del país que perdió las elecciones frente al PJD en 2011, ha indicado que prefiere adoptar medidas para mejorar el ahorro y medidas para el control de las importaciones.

"El PJD quiere elevar los precios y golpear a los más pobres, mientras que nosotros preferimos coger algunos miles de millones que están en manos de los especuladores controlando las importaciones", ha explicado Benhamza. "El Gobierno dijo que gastó 57.000 millones de dirhams en subsidios el año pasado, pero no es cierto, recupera 23.000 millones por el IVA", ha afirmado.

La clase política que rodea al rey Mohamed VI está tratando de que no haya un deterioro en los estándares de vida y evitar que se produzcan protestas como las que se consiguió aplacar en 2011 gracias a gastos sociales, control policial y reformas constitucionales que allanaron el camino para que el PJD llegara al poder.