Un adolescente somalí ejecutó públicamente al asesino de su padre por orden de un tribunal islámico, según AI

 

Un adolescente somalí ejecutó públicamente al asesino de su padre por orden de un tribunal islámico, según AI

Actualizado 11/05/2006 14:49:50 CET

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) aseguró hoy que un hombre llamado Omar Hussein fue ejecutado públicamente en Mogadiscio el pasado 2 de mayo por un joven de 16 años de edad cuyo padre había sido asesinado por el condenado, tal como había ordenado horas antes un tribunal de la sharia.

Según la organización, el hombre fue atado a una estaca, encapuchado y apuñalado hasta morir por el joven, hijo de un anciano maestro de la escuela coránica cuyo asesinato a puñaladas, perpetrado en febrero, fue reconocido por Omar Hussein.

Hussein había sido condenado a muerte por un tribunal de la sharia (ley islámica) unas horas antes. Los tribunales de la sharia en Somalia no admiten el derecho a asistencia letrada o el derecho de apelación.

Esta ejecución, según Amnistía, violó numerosas leyes y normas internacionales relativas a la pena capital. La imposición de la pena de muerte por este tribunal y la rápida ejecución de la sentencia de esta manera "tan especialmente abominable" han violado el derecho de Omar Hussein a un juicio justo ante una autoridad judicial competente e independiente y también su derecho a la vida y su derecho a no ser sometido a penas crueles, inhumanas o degradantes, añadió AI.

Amnistía Internacional ha pedido que, en el proceso de reconstrucción del Estado desmoronado de Somalia, se ponga fin al uso de la pena de muerte. Los defensores y defensoras somalíes de los Derechos Humanos también han hecho campaña contra la pena capital.

En este caso de pena capital se aplicó el principio de represalia ('qisas', es decir, 'ojo por ojo') de la sharia, después de que, según los informes, la familia de la víctima se negara a aceptar una indemnización ('diyat').

El tipo de represalia aplicado en esta ocasión no tiene precedentes ni en Somalia ni en el derecho consuetudinario somalí. También es contrario al antiguo Código Penal de Somalia, que sería la base para unos procedimientos judiciales ante tribunales estatales. Al parecer, según Amnistía, se trata de la primera condena de muerte y ejecución ordenada por este tribunal de la sharia en el distrito de Bermuda, en Mogadiscio.

Amnistía Internacional considera especialmente preocupante el hecho de que el tribunal haya utilizado a un niño menor de 18 años (edad internacionalmente reconocida como comienzo de la edad adulta) para ejecutar la condena de muerte. El adolescente, que fue designado por su familia, apuñaló repetidamente al condenado en la cabeza y el cuello. Según los informes, manifestó su alegría por haber ejecutado la condena de muerte de esa manera.

Una gran multitud se reunió para presenciar la ejecución pública, y varias personas se desmayaron al ver brotar a chorros la sangre de la cabeza de Omar Hussein, cuyo cadáver quedó expuesto para que su familia lo recogiera más tarde.

Amnistía Internacional ha pedido al jefe del gobierno federal de transición de Somalia, Abdullahi Yusuf, que impida nuevas ejecuciones y que tome medidas para establecer un sistema judicial justo en todo el país como parte fundamental de la reconstrucción de Somalia.

La organización también ha pedido a los tribunales islámicos, de los que hay varios en Mogadiscio, que sus procesos judiciales sean conformes con las normas y tratados reconocidos de Derechos Humanos, tanto internacionales como africanos. En este sentido, según Amnistía Internacional, estos tribunales deberían permitir el derecho de asistencia letrada, el derecho de apelación ante un tribunal superior y el derecho de los condenados a muerte a pedir clemencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies