Cuatro muertos en Mogadiscio mientras las fuerzas del Gobierno toman zonas estratégicas en las afueras

Actualizado 28/12/2006 15:26:59 CET

MOGADISCIO, 28 Dic. (EP/AP) -

Tropas del Ejército de Somalia, respaldadas por fuerzas militares etíopes tomaron hoy jueves el control de puntos estratégicos a las afueras de la capital, como el puerto de Mogadiscio, horas después de que las milicias islamistas abandonaran la ciudad, lo que provocó numerosos disturbios por parte de miembros de los clanes somalíes que provocaron cuatro muertos, según informaron algunos testigos.

"Llevaremos la ley y el orden a la capital", declaró el ministro de Exteriores Ismail Hurre, que confirmó que las fuerzas militares habían comenzado a controlar algunas zonas de las afueras de Mogadiscio.

Por su parte, el antiguo señor de la guerra y ahora miembro del Parlamento, Mohamed Jama Furuh, afirmó haber tomado posesión del puerto de la capital en nombre del Gobierno a mediodía de hoy. "El puerto está en mis manos", declaró Furuh, que indicó su voluntad de proteger dicha zona "hasta que se la entreguemos a otra administración". Sin embargo, funcionarios del Gobierno afirmaron que Furuh no actuaba bajo sus órdenes y que las tropas del Gobierno, respaldadas por efectivos del Ejército de Etiopía, todavía no habían entrado en la ciudad.

El primer ministro Somalí, Mohamed Ali Gedi se encontraba a bordo de un helicóptero de camino a Afgoye, una localidad situada a 30 kilómetros de Mogadiscio, y que se encargaría de guiar a las tropas al interior de la capital, mientras las fuerzas etíopes permanecerían en las afueras, según el ministro de Exteriores.

De acuerdo con los testigos, tres hombres y una mujer han muerto tras los disturbios y las luchas callejeras que tuvieron lugar después de que las milicias de la Unión de Tribunales Islámicos (UTI) abandonaran la capital. Uno de sus líderes, Abderramán Janaqow, explicó hoy que había ordenado a sus fuerzas que abandonaran la ciudad "para enfrentarse al enemigo, y a aquellos que son víctimas de sus burlas, lejos de los civiles".

Unos 3.000 miembros de la milicia islamista permanecen aún en la capital, según el ex combatiente Yusuf Ibrahim, que los describió como "los seguidores más radicales", y que todavía se oponen al Gobierno y al respaldo que recibe de Etiopía.

Según Ibrahim, estos guerrilleros se dirigen a la ciudad portuaria de Chisimaio, localidad que anuncian "no rendirán sin lucha", tal y como informó el comandante militar de la región, Ahmed Ali Harare.

Así, varios testigos han informado de que un gran número de milicianos extranjeros se dirigen al sur, en respuesta a la llamada realizada por los líderes de la UTI para luchar en la "guerra santa contra Etiopía". En Chisimaio ya comenzaron las tareas de reclutamiento, en las que niños desde 12 años son llamados a defender la ciudad para las milicias, según un informe confidencial de Naciones Unidas.

Además, varios residentes han confirmado que el líder de la UTI, el jeque Hassan Dahir Aweys y cientos de sus guerrilleros se encuentran en Jilib, a 110 kilómetros de Chisimaio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies