El Gobierno somalí rechaza la iniciativa de paz firmada por los islamistas y el presidente del Parlamento

Actualizado 11/11/2006 16:23:19 CET

MOGADISCIO, 11 Nov. (EP/AP) -

El Gobierno interino somalí mostró hoy su rechazo al acuerdo alcanzado por la Unión de Tribunales Islámicos (UTI) y el presidente del Parlamento, Sharif Hassan Sheik Aden. Un portavoz gubernamental calificó esta iniciativa de inaceptable y reprochó a Aden no tener autorización del Ejecutivo para negociar con los islamistas.

"El Gobierno no acepta esta iniciativa", aseguró el portavoz del Ejecutivo, Abdirahman Dinari por teléfono a AP. "Es totalmente inaceptable", insistió.

Dinari aseguró que el presidente del Parlamento no tiene autoridad para negociar un acuerdo en representación del Gobierno. "La reconciliación es tarea del Gobierno", explicó Dinari tras una reunión del Ejecutivo para consensuar la respuesta a la iniciativa de paz.

A última hora del viernes, la UTI y varios parlamentarios vinculados con Aden y el propio presidente del Parlamento somalí anunciaron un acuerdo para la pacificación del país, dividido desde hace más de una década por una cruenta guerra civil. Los islamistas controlan la mayor parte del centro y el sur del país, mientras que el Gobierno, respaldado por Etiopía y la comunidad internacional, apenas posee la ciudad de Badioa.

"Es un primer paso, y estamos empeñados por alcanzar la paz", aseguró el portavoz para Asuntos Exteriores de la UTI, Ibrahim Hassan Adow.

Altos funcionarios de la UTI llegaron a un acuerdo con el presidente del Parlamento, Sharif Hassan Sheik Aden, en la capital, Mogadiscio, controlada por los islamistas. Sin embargo, Aden asistió a la reunión sin la correspondiente autorización del Gobierno interino, que lo acusa de cruzar una línea roja al socavar su autoridad.

"Esperamos que este acuerdo evite un conflicto en Somalia", admitió Omar Hashi a AP, que firmó el acuerdo en representación de Sheik Aden.

Por su parte, el acuerdo se centra en siete puntos fundamentales e incluye a el compromiso mutuo de no permitir ingerencias extranjeras en Somalia. Asimismo, emplaza a la comunidad internacional a mantener el embargo de armas de la ONU que impide, según el acuerdo, la entrada al país de ninguna misión de mantenimiento de la paz de otros países africanos y urge a la reanudación de las negociaciones de paz, que se vieron colapsadas la semana pasada en la capital sudanesa, Jartum.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies