La milicia islámica anuncia que luchará hasta el final contra el señor de la guerra Qaybdiid

Actualizado 10/07/2006 13:30:10 CET

MOGADISCIO, 10 Jul. (EP/AP) -

El líder de la milicia islámica, Sheik Hassan Dahir Aweys, advirtió hoy de que su grupo "luchará hasta el final" contra los partidarios de Adbi Awale Qaybdiid, un señor de la guerra de la capital, el día después de que murieran 20 personas en una lucha encarnizada.

Los combatientes islámicos que libraron Mogadiscio de los señores de la guerra el pasado mes emplearon ayer mortero y granadas propulsadas contra los partidarios de Qaybdiid, que se negó a desarmarse después de que la alianza apoyada por la ONU perdiera control sobre la capital.

"Hemos sido atacados por la alianza de los señores de la guerra, y la milicia de Qaybdiid es parte de los restos de esa alianza, así que no hay más opción que la de luchar hasta el final," explicó Aweys en una entrevista telefónica.

Cientos de personas huyeron de sus casas para escapar de los combates de ayer. "Estuvimos atrapados en nuestras casas durante tres horas, no podíamos siquiera ponernos en pie" por las balas perdidas, según el testigo Said Yahye, que acabó abandonando su casa con sus tres hijos.

Los médicos informaron de que al menos 20 muertos y 40 heridos fueron llevados a cuatro hospitales en Mogadiscio. Por lo menos cuatro cuerpos más permanecieron en el suelo, según los testigos.

El gobierno interino de Somalia, apoyado por la ONU y prácticamente impotente, ha pedido al grupo islámico que detenga sus ataques si desean formar parte de las negociaciones para la vuelta a la ley y el orden en Mogadiscio.

"Deben renunciar a la violencia para participar en las reuniones. Sería una contradicción que vinieran si creen que el poder se puede alcanzar por la pistola y el cañón", dijo el viceprimer ministro, Ismail Hurreh.

Somalia no ha tenido un Gobierno efectivo dede que los señores de la guerra derrocaran al dictador Siad Barre en 1991 y dividieran el país en feudos. Los fundamentalistas islámicos han ocupado el vacío de poder, y se presentan como una alternativa militar y política.

Los milicianos islámicos están volviéndose progresivamente radicales desde que tomaron la capital, y han prohibido el cine, la televisión y la música en línea con su rigurosa interpretación del Islam.

Un reciente vídeo de reclutamiento producido por la milicia mostraba a combatientes extranjeros luchando con ellos, e instaba a musulmanes de todo el mundo a unirse a su 'guerra santa'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies