ACNUR afirma que la violencia ha disminuido en Sri Lanka en la última semana pero continúa la tensión

 

ACNUR afirma que la violencia ha disminuido en Sri Lanka en la última semana pero continúa la tensión

Actualizado 01/02/2006 13:35:51 CET

GINEBRA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

La violencia ha disminuido en Sri Lanka desde que el Gobierno y los rebeldes Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) acordaron la semana pasada iniciar una nueva ronda de conversaciones, pero la tensión continúa y mucha gente se desplaza hacia el sur de India, según advirtió la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Aunque los enfrentamientos en el norte del país se han reducido significativamente y la seguridad ha mejorado, el personal de ACNUR informó de que "la tensión sigue siendo alta en muchas áreas donde la población es acosada por las fuerzas de seguridad y los desplazamientos continúan", explicó el portavoz de ACNUR en Ginebra, Ron Redmond.

Según la agencia de la ONU, en las últimas dos semanas, los civiles tamiles siguieron refugiándose en el sur de India aún después del anuncio de la reanudación de las negociaciones este mes de febrero en Suiza, y además, los desplazados no están regresando a sus poblados.

"La actitud general entre esta población es esperar y ver qué pasa", señaló Redmond, que precisó que entre el 12 y el 30 de enero llegaro al estado indio de Tamil Nadu (sur) un total de 304 tamiles. Asimismo, indicó que el número de nuevas familias desplazadas asciende a 5.900 en el noreste de la isla, controlado por los tamiles, pero este aumento, de las 3.500 familias registradas una semana antes, se debe a que todavía continúa el registro de los desplazados antes del anuncio de la reanudación de las conversaciones.

Entretanto, cinco miembros de la Organización de Rehabilitación Tamil (TRO) del Centro de Desarrollo Educativo Preescolar (PSEDC) y su conductor están desaparecidos desde el pasado domingo, según informó ayer esta ONG. El equipo, que tenía que haber regresado ayer a su oficina en Kilinochchi, había partido el domingo por la mañana de Valaichchenai, en el distrito de Batticaloa.

Los cooperantes habían acudido a esta localidad para realizar una última valoración de una escuela temporal contruída para las víctimas del tsunami por el Consejo de Refugiados Noruego (NRC) y evaluar los progresos en la construcción de escuelas de preescolar permanentes financiadas por Save the Children.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies