Al menos siete soldados heridos en intensos enfrentamientos contra rebeldes tamiles

Actualizado 31/07/2006 11:35:20 CET

COLOMBO, 31 Jul. (EP/AP) -

Al menos siete soldados resultaron heridos hoy en los intensos enfrentamientos que estallaron en el noreste de Sri Lanka entre los rebeldes Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) y el Ejército de Sri Lanka para intentar poner fin al bloqueo rebelde de una reserva de agua, según informaron fuentes gubernamentales y militares.

Los enfrentamientos se produjeron después de que un dirigente político del LTTE en la zona declarara que el alto el fuego de 2002 quedaba suspendido, aunque el Gobierno afirmó que seguía comprometido a este acuerdo y que su ataque contra Trincomalee es una misión humanitaria para restaurar el suministro de agua en la zona.

"Se están produciendo intensos enfrentamientos", indicó el portavoz gubernamental, Keheliya Rambukwella. "También he oído que hemos sufrido bajas, pero no puedo dar una cifra exacta ahora", añadió. Fuentes militares indicaron que al menos siete soldados resultaron heridos.

Los rebeldes habían cerrado este mes una reserva de agua en su territorio cerca de Trincomalee, suspendiendo el suministro a unas 60.000 personas que viven en las localidades cercanas bajo control gubernamental. Según el LTTE, su actuación es una respuesta al no cumplimiento por parte del Gobierno de su promesa de construir una torre de agua para las zonas cercanas bajo control rebelde.

El Gobierno ceilandés había declarado previamente que no tiene ningún plan de retirarse del alto el fuego con el LTTE, pese a las declaraciones de uno de los dirigentes tamiles. Según este dirigente local, el Gobierno está intentando entrar en territorio rebelde, lo que equivale a una declaración de guerra, según él. En virtud del acuerdo de alto el fuego de 2002, el Gobierno y los rebeldes deben pedirse permiso antes de entrar en sus respectivas zonas.

"Por tanto, para nosotros el alto el fuego es nulo y vacío", señaló Puratchi, que dijo hablar en nombre del LTTE, pero sus comentarios no han sido confirmados por altos dirigentes tamiles.

Según el Gobierno, su operación en Trincomalee tiene como objetivo llegar al lugar donde los Tigres Tamiles están bloqueando la reserva de agua y no es un acto de guerra. "Definitivamente no estamos abrogando el alto el fuego", señaló Rambukwella. "Nuestra operación militar para abrir puertas de regadío está meramente basada en fundamentos humanitarios. No es un acto de guerra", agregó.