Muere el líder político de los Tigures Tamiles en un ataque de la Fuerza Aérea ceilandesa

Actualizado 02/11/2007 12:25:14 CET

COLOMBO, 2 Nov. (EP/AP) -

El líder político de los Tigres para la Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) falleció esta mañana en un bombardeo de la Fuerza Aérea ceilandesa sobre el lugar donde se celebraba una reunión de los dirigentes rebeldes, según anunció la guerrilla.

El ataque, que tuvo lugar aproximadamente a las seis de la mañana (una y media de la madrugada en España), acabó con la vida de S.P. Tamilselvan, el dirigente de la facción política de los Tigres Tamiles, según un comunicado del secretario general de la guerrilla, S. Cheeran, publicado en 'Tamilnet', página web afín a la lucha rebelde.

Por su parte, la Fuerza Aérea de Sri Lanka anunció poco después que los servicios de Inteligencia habían confirmado la muerte de Tamilselvan. "Este es un mensaje de que conocemos la localización de sus líderes. Esto confirma que nuestra información es acertada", explicó a la agencia AP el secretario de Defensa ceilandés, Gotabhaya Rajapaksa.

Otros cinco líderes rebeldes fallecieron en el bombardeo, según un comunicado de la guerrilla enviado por correo electrónico a los medios de comunicación y en el que se confirmaba la muerte de Tamilselvan.

Como el líder de los Tigres Tamiles, Velupillai Prabhakaran, ha sido visto públicamente en muy pocas ocasiones en los últimos años, Tamilselvan se había convertido en el dirigente del grupo armado a los ojos del resto del mundo.

El líder político mantenía frecuentes reuniones con enviados y diplomáticos para llegar a un acuerdo de paz, se encontraba con trabajadores humanitarios y ofrecía entrevistas a algunos periodistas extranjeros a los que el Gobierno permitía cruzar al territorio controlado por los rebeldes, en el norte del país. Tamilselvan fue el que lideró la delegación tamil en los fallidos diálogos de Ginebra del año pasado.

En una entrevista que concedió a la agencia AP el pasado mes de julio, prometió venganza por la toma del control del Ejército en el este del país, hasta ese momento territorio dominado por la guerrilla. "Debilitaremos la capacidad militar del Gobierno de Sri Lanka, que ha terminado por atacar también objetivos económicos", subrayó el verano pasado.