Ahmadineyad y Al Bashir se apoyan mutuamente ante las presiones internacionales contra sus regímenes

 

Ahmadineyad y Al Bashir se apoyan mutuamente ante las presiones internacionales contra sus regímenes

Actualizado 01/03/2007 10:30:50 CET

JARTUM, 1 Mar. (EP/AP) -

Los presidentes de Irán y Sudán, Mahmud Ahmadineyad y Omar al Bashir respectivamente, expresaron hoy su apoyo mutuo ante las presiones internacionales que sufren sus regímenes, el uno por su programa de enriquecimiento de uranio y el otro por su presunta implicación en las matanzas de Darfur.

"Los enemigos intentan impedir que Sudán emerja como potencia en la región, y hacen lo mismo en el caso de Irán", declaró ayer Ahmadineyad tras llegar de visita oficial a Jartum.

El mandatario persa afirmó que Irán considera que "el progreso, la dignidad y el poder de Sudán" son tan importantes como si fueran suyos, por lo que expresó su "apoyo ideológico" al país africano y anunció "un nuevo capítulo" en las relacioines energéticas, industriales y agriculturas entre los dos países, según informó la agencia oficial de noticias IRNA.

Por su parte, Al Bashir declaró que Irán tiene "absoluto derecho" a desarrollar su propio programa nuclear. "Los intentos de algunos países que poseen armas nucleares letales por frustrar el derecho de Irán a utilizar energía nuclear con propósitos pacíficos refleja el doble rasero que domina el panorama internacional", afirmó.

Esos países "hacen la vista gorda con el arsenal nuclear de Israel y son incapaces de obligarle a renunciar a sus armas para que Oriente Próximo se convierta en una zona libre de armas nucleares", prosiguió Al Bashir.

Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, junto a Alemania están, están debatiendo en estas fechas el agravamiento de las sanciones impuestas el pasado mes de diciembre contra Irán por negarse a interrumpir su programa de enriquecimiento de uranio.

Estados Unidos acusa a Irán de estar intentando fabricar en secreto armas atómicas. Teherán asegura que el único objetivo de este programa nuclear es la generación de energía eléctrica para uso pacífico.

Por otra parte, el fiscal del Tribunal Penal Internacional (TPI), Luis Moreno Ocampo, acusó el pasado martes a un antiguo ministro de Estado sudanés encargado de la Seguridad en Darfur, Ahmed Mohamed Harun, y al líder de las milicias paragubernamentales 'janjaweed', Alí Mohamed Alí Abd-al-Rahman (alias 'Alí Kashib'), de crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad contra la población civil de esta región del oeste de Sudán.

Se trata de la primera vez que un tribunal internacional acusa al Estado sudanés de tener vínculos con las milicias paramilitares. El ministro de Justicia sudanés, Mohamed Alí Al Mardi, ya ha rechazado estas acusaciones y ha advertido de que Harun no va a ser extraditado para su procesamiento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies