Naciones Unidas repatria a cuatro cascos azules acusados de abusos sexuales a menores en Sudán

Actualizado 05/01/2007 2:09:32 CET

NUEVA YORK, 5 Ene. (del corresponsal de EUROPA PRESS Carlos López) -

La Misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Sudán (UNMIS) repatrió a cuatro soldados procedentes del Ejército de Bangladesh y desplegado en el país africano, sospechosos de cometer actos de explotación y abuso sexual, según confirmó hoy la portavoz de la ONU, Michele Montas.

La portavoz de la ONU Indicó que los soldados fueron devueltos a su país de origen hace varios meses como resultado de una investigación realizada por un equipo de la organización mundial en febrero del año pasado. Laindagación de otros trece casos sigue en curso, aunque no todos ellos involucran acusaciones de explotación sexual, dijo la portavoz.

En el caso de los soldados de Bangladesh, aclaró el Departamento de Operaciones de Paz de la ONU (DPKO) dará seguimiento a las medidas que tomeel Gobierno de ese país. El secretario general, Ban Ki Moon reiteró ayer la política de tolerancia cero para los casos de abuso o explotación sexual por parte de los militares que sirven en las operaciones de paz.

"Tenemos diferentes acusaciones contra ellos, pero no todas ellas son de carácter sexual", afirmó Montas, que explicó además que "existen otras 13 investigaciones por conducta inapropiada, entre las que se incluyem explotación y abuso sexual".

Este anuncio llega después de un informe publicado por el diario británico 'The Daily Telegraph' y en el que se daba cuenta de los abusos sexuales realizados por personal británico de la misión de la ONU en Sudán. El diario entrevistó a 20 niños que declararon que habían sido objeto de violciones y abusos sexuales, y se hizo eco además de la existencia de un informe de UNICEF en relación a estos incidentes.

Por su parte, Montas se limitó a indicar que el documento presentado por la Agencia de Naciones Unidas para la Infancia se centraba en los abusos llevados a cabo por los militares sudaneses, exclusivamente.

El diario indicó que los abusos comenzaron hace dos años, con la llegada de los efectivos de la UNMIS al país, con el objetivo de mantener la paz tras más de dos décadas de guerra civil.