Se suicida un ex represor de la dictadura argentina

Actualizado 21/04/2009 1:45:09 CET

BUENOS AIRES, 20 Abr. (EUROPA PRESS/Rafael Saralegui) -

El ex represor Alfredo Eugenio Marcó se suicidó de un disparo en la cabeza en su casa de la provincia de La Rioja, 48 horas antes de que fueran exhumados los restos del obispo Enrique Angelelli, asesinado durante la dictadura militar (1976-1983) en esa región.

Según los testimonios recogidos en el informe de la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (Conadep), Marcó era acusado de ser uno de los interrogadores de los presos recluidos en la cárcel de esa provincia durante la dictadura.

Un sobreviviente de la dictadura dijo que Marcó les anunció la muerte de Angelelli poco antes de que ocurriera. El fallecimiento del obispo fue simulado como un accidente de tránsito ocurrido el 4 de agosto de 1976, aunque varios testimonios sostienen que fue asesinado por sus críticas a la dictadura.

La Justicia de La Rioja, que reabrió la investigación por la muerte de Angelelli, se dispone a exhumar sus restos para realizar diversos peritajes. El ex represor Marcó no estaba involucrado en ninguna causa judicial, pese a los testimonios que había en su contra.

La policía informó de que Marcó, de 66 años, se suicidó en su domicilio de la capital de La Rioja de un balazo en la sien con un revólver calibre 38. Cuando se disparó había familiares en su casa.

Según un informe de la Corte Suprema de Justicia, más de 500 ex represores se encuentran con causas abiertas por violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura. El máximo tribunal dispuso una serie de medidas para acelerar los procesos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies